¿Cuánto aporta la minería al crecimiento del Perú?

share on:
¿Cuánto aporta la minería al crecimiento del Perú?

Hombres con reconocida trayectoria en el sector minero, como Roque Benavides, Manuel Fumagalli, Pablo Alcázar y Carlos Santa Cruz opinan sobre el panorama de la minería en el país. Ellos coinciden en cuatro puntos importantes: consolidar a la minería como un motor de desarrollo, trabajar de la mano con el Estado, aportar a la sostenibilidad del medio ambiente y retomar el impulso de los proyectos para reducir la pobreza.

1.Roque Benavides, Presidente de la Confederación Nacional de Instituciones Empresariales Privadas (Confiep)

La Convención Minera Perumin 2017 y la situación que atraviesa nuestro país me motivan a reflexionar sobre el significado que tiene la minería para los peruanos. Somos un país bendecido con recursos naturales.

alt

En el centro, norte y sur del territorio nacional hay proyectos que suman una inversión de US$ 58.000 millones. Esta podría generar más de dos millones de puestos de trabajo formal, y US$ 30.000 millones en exportaciones anuales, según cifras del Instituto Peruano de Economía (IPE). Como país, nos ubicamos entre los primeros lugares de producción de minerales, como el cobre, la plata, el zinc, el estaño y el oro. Contamos con un capital humano de primerísimo nivel, que con su trabajo diario demuestra que la minería peruana ha alcanzado estándares sociales y ambientales de primer orden.

Nuestro reto como país —y aquí estamos involucrados todos: Estado, comunidades, autoridades y empresas— es consolidar a la minería como un motor de desarrollo económico, pero también como una actividad que propicia encuentros entre los peruanos. La minería tiene una dimensión económica y también una dimensión social.

Por ejemplo, el fenómeno de El Niño Costero golpeó este año a las actividades productivas, la infraestructura e incluso el ánimo del país, pero los peruanos pudimos demostrar que juntos sabemos levantarnos. En esta emergencia, las empresas mineras, como muchas otras compañías de diferentes sectores, se dieron la mano con las autoridades nacionales, regionales y locales para acudir en ayuda de las poblaciones afectadas.

Miles de compatriotas que habitan en comunidades alejadas, donde no hay carreteras ni servicios básicos, y donde las escuelas y postas hacen una labor heroica, necesitan una oportunidad. Ahí es donde la inversión minera puede ser un motor de cambio.

2.Manuel Fumagalli, director ejecutivo de Barrick Perú

La minería es uno de los principales motores de desarrollo y crecimiento económico del Perú. Se habla mucho, y con razón, de sus impactos positivos para las economías regional y nacional, en términos de aportes al PBI, exportaciones, canon y regalías. Por ejemplo, en la región La Libertad, donde opera nuestra mina Lagunas Norte, de los cerca de S/7.600 millones generados como aportes económicos al país —desde el inicio de sus operaciones hasta el 2016—, poco más de S/4.300 millones retornaron a la región.

alt

Más allá de eso, la minería contribuye a mejorar las condiciones básicas de salud, educación, infraestructura, forestación y las economías familiares. En uno de los proyectos de salud en la zona de influencia de nuestra mina Pierina (Áncash), las tendencias en la prevalencia de desnutrición crónica y anemia en los niños menores de cinco años bajó de manera significativa (de 47% a 33.4% y de 75% a 51, respectivamente) en los tres últimos años.

Al trabajar en alianza con alcaldes provinciales y distritales de la sierra de La Libertad, hemos financiado, mediante el Fondo Social Alto Chic ama (Lagunas Norte) 339 obras de agua y saneamiento, energía eléctrica, infraestructura vial, educativa, de salud y obras sociales. También se financiaron 195 expedientes técnicos y 149 perfiles de inversión por S/667 millones, el mayor monto invertido a través de un fondo social.

En materia de forestación, como una de nuestras políticas de gestión ambiental, hemos plantado alrededor de un millón de árboles en Pierina, y alrededor de 500 mil en Lagunas Norte. Igualmente, a través del mecanismo de obras por impuestos , hemos construido, entre otros, el nuevo hospital de Santiago de Chuco y la escuela técnica para suboficiales de la Policía Nacional del Perú de Trujillo. Este mecanismo permite que muchas empresas contribuyan a financiar las obras de reconstrucción, luego de El Niño Costero.

Hoy, que el sector muestra señales favorables a nivel mundial, debemos trabajar de la mano con el Estado para establecer una línea sostenida que incentive el crecimiento del sector. Aún hay camino por recorrer para mejorar la competitividad del país, reducir la conflictividad social, innovar y asegurar un marco normativo cada vez más eficiente.

3.Pablo Alcázar, gerente de Asuntos Públicos y Relaciones Comunitarias de Sociedad Minera Cerro Verde

Perumin representa una oportunidad para reflexionar sobre la importancia que tiene hoy la minería en el Perú, que se vincula al desarrollo regional y de las comunidades de las zonas de influencia. Un ejemplo de ello es el aporte social que las empresas mineras realizan en distintas partes del país, para ejecutar obras que promueven el crecimiento sostenible, a través del impulso de actividades como la agricultura o el turismo.

alt

En el caso de Arequipa, ubicada en una zona desértica, Cerro Verde ha centrado sus esfuerzos en asegurar el acceso de su población a un recurso vital, como el agua. Se ha tenido en consideración que el río Chili, que cruza la ciudad, constituye la fuente de vida y riego para aproximadamente 26.430 hectáreas de cultivo, así como para el uso de más de un millón de arequipeños.

En cumplimiento a ese objetivo, se han realizado diversas obras hídricas. La principal es la planta de tratamiento de aguas residuales La Enlozada (PTAR La Enlozada), que mejora la calidad de vida de la población, recupera un ecosistema hídrico que tiene un impacto positivo en sectores como la ganadería, la agricultura, la salud, el turismo y el medio ambiente en Arequipa.

El aporte realizado por Cerro Verde en agua y saneamiento ascendió a US$ 715 millones, en el período 2004-2016, lo que incluye la construcción de la planta de tratamiento de agua potable La Tomilla II, que entrega agua de calidad a más de 300 mil personas, así como otras inversiones en agua, desagüe y represas que contribuyen al afianzamiento del recurso hídrico en Arequipa.

Consideramos que la realización de estas obras, mediante un esfuerzo conjunto con las autoridades y la población, demuestran que minería, población y agricultura no solo pueden convivir, sino también tener alianzas estratégicas que beneficien a todas las partes interesadas y generen un genuino desarrollo sostenible.

4.Carlos Santa Cruz, presidente del Directorio BISA

La minería debe verse como un peldaño fundamental para el desarrollo del país. La inversión en minería empuja y proyecta la de otros sectores que necesita para su actividad. Un proyecto minero requiere infraestructura vial, portuaria y energética. El mejoramiento, la ampliación y modernización de la existente se convierte en beneficio para las poblaciones donde se hace la inversión.

alt

La operación de proyectos mineros genera una demanda de bienes y servicios que tiene un efecto multiplicador para la generación de negocios, que se convierten en actores independientes en el mercado local, con un conglomerado de oferta de bienes y servicios para el país y el mundo. Esto es algo que ocurre con muchas empresas peruanas que han despegado gracias a su asociación inicial con el sector minero.

Esto es notorio en la ingeniería, la construcción y metal mecánica, entre otras actividades. No es exagerado decir que en el Perú estamos entrando a una etapa distinta. Estamos acercándonos a los volúmenes de producción suficiente y a contar con la gente preparada para competir a escala global en varios terrenos, pero es necesario consolidar esa capacidad competitiva incipiente. Retomar el impulso de los proyectos mineros en diversas regiones significaría una reducción drástica de la pobreza en una década, y mejoras sustantivas en la calidad de vida de la población, como ha ocurrido en Tacna y Moquegua.

En esta línea, un estudio reciente del Centro de Competitividad y Desarrollo (CCD) de la Universidad de San Martín de Porres y el Centro de Investigación de Minería Ambiente y Desarrollo (CIMADE), nos indica que la puesta en valor del potencial minero de Piura, Lambayeque y Cajamarca, con un enfoque integrador y multisectorial, podría tener un extraordinario impacto reduciendo la pobreza en esas regiones a menos del 50%. En el caso de Cajamarca, por ejemplo, esto significaría bajar la pobreza del 53% al 24% en 15 años. La minería formal, legal, responsable, si la dejan, puede contribuir decisivamente al desarrollo de nuestro país.

Fuente: elcomercio.pe

Editorial

Read more posts by this author.