Descubren surgimiento de microdiamantes en Puebla

share on:
Descubren surgimiento de microdiamantes en Puebla

Antoni Camprubí y Vanessa Colás Ginés, del Instituto de Geología de la UNAM (IG), descubrieron junto a un equipo internacional de científicos un afloramiento de microdiamantes en cromitas, un mineral compuesto de hierro y cromo, en el municipio de Tehuitzingo, Puebla.

Si bien no pueden extraerse debido a su tamaño (apenas de tres micras), los microdiamantes tienen un gigantesco valor geológico, ya que permiten estudiar en la superficie materiales antiguos del manto de la Tierra, capa interna que está entre el núcleo y la corteza externa del planeta. También demuestran que estos minerales pueden formarse a una temperatura y presión menos elevadas que las que se conocían hasta ahora, según explico Colás Ginés, miembro del equipo formado por científicos de España, Australia, Perú, Suecia, Alemania, Cuba y México. Los resultados de su investigación fueron publicados en la revista cientíca Geology.

Este hallazgo podría servir para que la industria de los diamantes sintéticos genere estas piedras preciosas a temperatura y presión menos extremas, lo que rebajaría mucho su costo, detalló la experta.

¿Cómo surgen los microdiamantes? Cuando ocurren procesos de subducción (deslizamiento) entre placas tectónicas, una placa queda debajo de otra. “Se cree que el material que subduce se recicla dentro del manto y vuelve a salir. Viendo estas microinclusiones de minerales y materiales distintos es que encontramos los microdiamantes”, indicó la doctora Colás.

“México es uno de los países que tienen más afloramientos de rocas del manto, con más de 20. Representan antiguas suturas del océano. Imaginemos que el Pacífico se cierra y debido a ello las rocas del manto quedan sobre la corteza terrestre y las tenemos aflorando", comentó Colás Ginés.

“Los yacimientos de diamantes se llaman diatremas, conos volcánicos que en vez de arrastrar (como los volcanes) material de la parte somera de la corteza lo hacen desde el manto, a una velocidad tan rápida que pueden englobar los diamantes y llevarlos a la superficie sin que se descompongan o se transformen a grafito, que es la forma del carbono que encontramos en la naturaleza”, finalizó.

Fuente: El Universal

Editorial

Read more posts by this author.