Dos proyectos mineros en Choapa generarían 6 mil puestos de trabajo este 2019

share on:
Dos proyectos mineros en Choapa generarían 6 mil puestos de trabajo este 2019

Ambas iniciativas ya cuentan con las aprobaciones ambientales para su funcionamiento y se convierten en las mayores inversiones que se han realizado en proyectos individuales en la región en más de una década.

Se trata del proyecto de Infraestructura Complementaria (INCO) de Minera Los Pelambres, iniciativa que requerirá invertir US$ 1.300 millones y El Espino, cuya inversión se estima en US$ 624 millones.

Dos proyectos mineros de envergadura podrían ponerse en macha durante el 2019 en la Región de Coquimbo, lo que es visto con muy buenos ojos entre autoridades y especialistas, toda vez que el impacto que podrían tener a nivel de generación de empleos y de la reactivación de la economía local se considera inminente, dado que sería la mayor inversión que se ha llevado a cabo en la zona en más de una década.

El primero de ellos, ya confirmado por la compañía, es el proyecto de Infraestructura Complementaria (INCO) de Minera Los Pelambres, iniciativa que requerirá invertir US$ 1.300 millones y que, según se informó desde Antofagasta Minerals, ya cuenta con los recursos ratificados por parte de la firma e iniciaría obras durante los primeros meses de 2019. Durante su construcción de requerirá de cerca de 3 mil personas, mientras que 300 aproximadamente en la etapa de operación.

“Nuestro compromiso es que el 30% de los trabajadores del proyecto sea de la provincia de Choapa o de la Región de Coquimbo”, Mauricio Larraín, Gerente general de Minera Los Pelambres

El segundo es el proyecto minero El Espino, de la empresa Pucobre, cuya inversión se estima en US$ 624 millones. En este caso la empresa no ha confirmado aún su puesta en marcha, pero logró la aprobación de su Estudio de Impacto Ambiental el 2016 y la firma ha declarado que se encuentra gestionando los últimos permisos ambientales, lo que daría luces de su próxima construcción. En este caso, serían 3 mil los puestos de trabajo que se requerirían durante su construcción, mientras que para la operación llegarían a 700.

IMPACTO EN EL EMPLEO

La concreción de estas dos iniciativas está siendo vista con atención no solo a nivel local, sino que también nacional. En el país, sería una señal de que se estarían destrabando los proyectos de inversión en el rubro minero, y a nivel local, por el impacto que tendría en el empleo y el crecimiento económico.

“Son proyectos muy significativos, de las mayores inversiones que registra esta región en proyectos individuales en la última década. Si uno suma los dos son alrededor de 2 mil millones de dólares, estamos hablando casi de un 30% del PIB de la región.” sostiene el director de la Escuela de Ciencias Empresariales de la Universidad Católica del Norte, Pablo Pinto.

En el caso del empleo, precisa el académico, resulta fundamental, sobre todo durante el proceso de construcción, que dura 2 a 3 años. “Las estimaciones que nosotros analizamos son muy similares a las que las empresas en los medios de comunicación han señalado, del orden de los 3 mil puestos de trabajo en el caso de El Espino y 3.300 en Los Pelambres”, plantea.

400 mil toneladas de cobre anuales podrá llegar a producir minera Los Pelambres con este proyecto de ampliación.

Agrega que el primer impacto de absorción de mano de obra se va a dar en Choapa, aunque destaca que ya en esta zona, según el último informe del Instituto Nacional de Estadística (INE) al trimestre móvil julio-septiembre, la desocupación alcanza solo un 4,2% “por tanto en ese sentido va a seguir presionando a una disminución en este guarismo o a atraer a gente que vive en otras zonas, particularmente a la que vive en la provincia de Limarí o el Elqui”, puntualiza.

Lo que ya se debe comenzar a analizar, dice, es si la zona tiene capacidad instalada de mano de obra para resistir estos dos proyectos. “Conversando con las empresas y los empresarios nos dicen que efectivamente, como ha habido una depresión en términos de lo que ha pasado con otros proyectos, existiría mucha gente y efectivamente hay una capacidad ociosa que se puede volcar a estas obras”, puntualiza.

También se esperaría un impacto en este sentido en las regiones de Valparaíso y Metropolitana, por su cercanía con ese territorio.

Pinto manifiesta que, en el caso de este tipo de proyectos, es mucho más relevante lo que pueden generar durante el proceso de construcción “donde se emplea a proveedores, contratistas, etc y eso dinamiza bastante la economía y por ende tiene mucho más impacto en empleo que durante su funcionamiento como tal”.

“Estamos realizando las ingenierías necesarias para poder licitar la construcción del proyecto”, Sebastián Ríos, Gerente General de Pucobre

Pero además de eso, el profesional destaca que existe un importante efecto indirecto, porque no implica solo lo que la empresa gasta directamente en los empleos por contrato, sino que lo que los empleados gastan en restaurantes, alojamiento, servicios, automóviles.

“Nosotros hicimos un estudio en que medimos el impacto de la minería. Lo que tratamos de hacer ahí es demostrar que efectivamente una inversión en un proyecto genera casi un 50% de aumento en el PIB, que cada dólar que tú inviertes en el sector entrega 49 dólares adicionales y en construcción es alrededor de 70 dólares, es decir, multiplica por 1,7”

“Son proyectos muy significativos, de las mayores inversiones que registra esta región en proyectos individuales en la última década”, Pablo Pinto, Director Escuela de Ciencias Empresariales de la UCN

En este sentido, agrega que “eso es lo que se llama el efecto multiplicador de la economía y la minería tiene esa gracia, tiene un efecto multiplicador directo de 1,49 y en el caso de la construcción en 1,7 y eso genera además empleos, es lo que se llama encadenamiento productivo”.

Puntualiza que en varias partes se ha demostrado que un empleo en la minería termina siendo casi 3 empleos en otros sectores “es un buen número, porque habitualmente la gente mira la minería y dice que contrata poco, eso es cierto, si uno mira los números de la actividad, de las 370 mil personas que trabajan en la región la minería debería tener entre 15 a 18 mil puestos de trabajo, pero muchas veces multiplica por 3 eso, de personas que están directa o indirectamente”.

Fuente: Diario el Día

Editorial

Read more posts by this author.