Minera Camino Rojo iniciará operaciones en junio de 2021

share on:
Minera Camino Rojo iniciará operaciones en junio de 2021

La empresa minera Camino Rojo, de la trasnacional canadiense Orla Mining, iniciará operaciones a cielo abierto en el municipio de Mazapil en junio de 2021, lo que implicará generación de fuentes de empleo y derrama económica en una de las zonas más marginadas del estado.

“Para comenzar a producir 100 mil onzas de oro anuales se requieren 133 millones de dólares, aunque el primer año quizá se logren 60 mil y en plata se pretende obtener un total de 3 millones de onzas durante la vida útil de la mina”, explicó el gerente general, Sergio Sáenz.

Pese a que aún está en calidad de proyecto de exploración, la empresa ya inició acciones de responsabilidad social y de convivencia con las comunidades con las que colinda: San Tiburcio, con poco más de mil habitantes; El Berrendo con 200 y San Francisco de Los Quijano, que tiene aproximadamente 52.

Nacimiento Del proyecto

El gerente explicó que el yacimiento lo descubrió la empresa Canplats Resources en 2007 y lo vendió a Goldcorp en 2010, misma que realizó un programa extenso de exploración, pero en 2014 pararon toda la actividad y cerraron, y a finales de 2017 lo adquirió Orla Mining.

De inmediato se iniciaron los estudios económicos preliminares y el proyecto se vio positivo, por lo que se inició el estudio de factibilidad, así como el de manifestación de impacto ambiental (MIA) que está ante la Secretaría de Medio Ambiente y Recursos Naturales (Semarnat) desde finales de agosto de este año.

Actualmente la minera tiene 32 empleados directos, pero se proyecta la contratación de 450 trabajadores en operación.

Sergio Sáenz informó que lo que se explotará es oro y plata y, aunque son leyes muy bajas, es rentable con el diseño que la empresa tiene.

“Dependiendo de la aprobación de los estudios de impacto ambiental, la producción iniciará en junio de 2021 y la construcción de la mina tendrá una duración de 16 meses aproximadamente”.

Responsabilidad social

A pregunta expresa sobre qué hacen con las comunidades para blindarse ante los problemas como los que enfrenta la Mina Peñasquito, Sergio Sáenz dijo que “no hay vacuna contra eso”.

Sin embargo, puntualizó que aplican la comunicación como la base de su programa: “se tiene un trabajo constante con las comunidades y hay planteamientos que involucran a las tres comunidades principales”.

Detalló que hay cierto grado de inversión en infraestructura como un preescolar, pues “antes los niños recibían clases en un cuartito que estaba por caerse y gracias a la coordinación con las autoridades educativas y del municipio se logró construir”.

“Además se ha apoyado con el equipamiento de pozos, pero lo más importante son los programas educativos, como el de preparatoria, secundaria y primaria abierta que realizarán en coordinación con el Instituto Zacatecano de Educación para Adultos (IZEA)”.

Precisó que sus instalaciones fueron certificadas para aplicar los exámenes y ya tienen alumnos avanzados, incluso Antonio Guevara, un hombre de 76 años, ya concluyó la primaria.

Explicó que también realizan el campamento de verano de dos semanas, para lo que contratan a maestros de Zacatecas para que acudan a las comunidades a ofrecer a la gente manualidades, eventos culturales, entre otras actividades.

Esto, en un lugar que se conoce como Las Bodegas, un edificio ejidal antiguo que pretenden convertir en un centro cívico para lo que se estableció contacto con el Instituto Nacional de Antropología e Historia (INAH), por tratarse de la preservación de un edificio histórico.

Detalló que para los jóvenes se realizan cursos de introducción a la minería, diseñado por una universidad canadiense, con el interés de que la población conozca la parte legal, la exploración y el cierre, es decir, el ciclo completo de una mina.

El gerente comentó que los jóvenes que participaron en estos cursos muestran el interés de poder incorporarse a trabajar en el proyecto una vez que sea productivo.

Proveeduría y fuentes de empleo

Relacionado a la proveeduría y a las fuentes de empleo, informó que la empresa priorizará que la mayor parte sean locales y para ello ya se trabaja con algunos distribuidores del lugar, incluso de la capital del estado.

“Yo vivo en Zacatecas, porque estamos en Zacatecas, la oficina de la mina está en Zacatecas y estamos tratando de cambiar los insumos del campamento al estado”, aseguró.

“La encargada de Relaciones Comunitarias de Camino Rojo es originaria de San Tiburcio y cada persona que entrega algún currículo es direccionado al gerente general, sin excepción, con el objetivo de privilegiar su contratación”.

Este lunes se celebró una reunión con el titular de la Secretaría de Economía (Sezac), Fernando Bárcena Pous, quien trabaja en recopilar información de empresas constructoras o de servicios que puedan participar directamente en la licitación de contratos para la construcción del proyecto de la mina.

Adquisición de tierra

El gerente comentó que para la producción de la mina se hizo un arrendamiento a largo plazo con la opción de expropiar; se trata de un convenio a 30 años.

Comentó que hay compromisos de colaboración social que van atados a estas rentas: “hay un pago anual que se incrementa de acuerdo con el índice de precios al consumidor y hay becas y algunas otras acciones a favor de la población”.

“Para la exploración el tratamiento es distinto, se hacen convenios de ocupación temporal, que en realidad no se ocupa, sino que sólo se tiene acceso por cinco años y se tienen con los tres ejidos”.

“Por ejemplo, el de San Francisco de los Quijano se vence en diciembre, por lo que se buscará un nuevo convenio para mantener las buenas relaciones y en el futuro seguir explorando”.

Fuente: NTR Zacatecas

Editorial

Read more posts by this author.