Orla Mining ha dado grandes pasos en su proyecto Camino Rojo en México

share on:
Orla Mining ha dado grandes pasos en su proyecto Camino Rojo en México

Orla Mining ha dado grandes pasos en su proyecto Camino Rojo en México desde que compró la propiedad a Goldcorp el año pasado.

Sin embargo, la escala del proyecto de oro y plata, en el estado de Zacatecas, podría verse limitada por un par de compromisos forzados.

ÓXIDO-SULFURO

La presencia de mineral de óxido y sulfuro ha sido una ventaja con pros y contra para Camino Rojo.

Goldcorp retrasó los trabajos para establecer una operación de óxido después de descubrir mineralización de sulfuro subyacente, lo que justificó una mayor exploración.

Con la adquisición por parte de Orla, el activo se dividió en dos.

La compañía con sede en Vancouver controla el proyecto de óxido, mientras que Goldcorp mantiene una regalía por retorno neto de fundición de 2%, pero esta última conserva una opción para acceder a un 60% en cualquier operación futura de sulfuros.

La cifra se eleva a 70% si el mineral de Camino Rojo se procesa en la mina Peñasquito, de propiedad de Goldcorp y una de las operaciones de oro y plata más grandes de México, que está situada a solo 50km de distancia.

A la luz de esto, Orla está enfocándose en el activo de óxido, cuya evaluación económica preliminar de mayo perfila una operación a cielo abierto de lixiviación en pilas de 18.000t/d.

Si bien la compañía continúa evaluando alternativas para el depósito de sulfuro, no están en juego sus recursos auríferos, que ascienden a 7,3 millones de onzas.

ACCESO

Un segundo factor que limita el alcance de Camino Rojo se relaciona con la propiedad del terreno.

La evaluación económica preliminar de Orla se basa en un pozo abierto dentro de sus concesiones. Durante sus 6,6 años de vida útil, se enviarán 42,5 millones de toneladas (Mt) de mineral a la chancadora.

Sin embargo, se podría acceder a otros 32Mt con 0,7g/t de oro y 14,7g/t de material de plata si Orla puede desviar la pared norte hacia las concesiones vecinas propiedad de Fresnillo.

De esta forma, Orla podría extraer material mineralizado más profundo dentro de sus propias concesiones.

Si bien el presidente del directorio de Orla, Chuck Jeannes, es optimista sobre la posibilidad de llegar a un acuerdo que beneficie a ambas partes, no hay garantía de que esto vaya a suceder y tampoco está claro por qué tal acuerdo no se ha logrado hasta ahora.

PANORAMA

A pesar de las limitaciones, la evaluación económica preliminar de Orla definió la viabilidad económica de Camino Rojo en función del mineral de óxido accesible desde un pozo dentro de sus propias concesiones.

Con un gasto de capital de US$125mn, el proyecto promete 97.500oz de oro al año con un costo sostenido todo incluido bajo, de US$555/oz, y una tasa interna de retorno (TIR) después de impuestos de 24,5% si el oro se cotiza en US$1.250/oz y la plata, en US$17/oz.

El proyecto parece resistente a los precios bajos del oro, ya que a US$1.125/oz de oro la TIR llegaría a 18,6%.

La compañía también analiza un posible potencial de crecimiento con una pendiente más pronunciada de la pared norte del pozo, con una dimensión de chancado mayor y mejores recuperaciones de plata.

El estudio de factibilidad debiera quedar listo para el segundo trimestre de 2019.

Si bien una operación de sulfuro parece ser poco probable, Orla sigue interesada en acelerar la instalación de una mina de óxidos para poder comenzar a producir en 2021. Un acuerdo con Fresnillo por uso de terrenos sería una gran ventaja.

Fuente: Bnamericas

Editorial

Read more posts by this author.