El sistema, diseñado a partir de la información entregada por más de 4.000 trabajadores de cuatro empresas de la mediana y gran minería del sector, identifica los factores que influyen en el desempeño de estos.

La Sociedad Nacional de Minería (SONAMI) en conjunto con PwC presentaron este miércoles un Modelo de Medición y Evaluación de Factores de Productividad del Capital Humano en el sector, que permitirá a las empresas disponer de información concreta para desarrollar acciones que favorezcan la mitigación de efectos negativos, potenciar prácticas que benefician el trabajo y mejorar las competencias de los trabajadores.

El estudio fue diseñado gracias a la información entregada por cuatro importantes industrias de la mediana y gran minería: San Gerónimo, Punta del Cobre, Collahuasi y CAP Minería-Los Colorados, completando una muestra total de 4.229 trabajadores.

El modelo de medición y evaluación identifica los factores que influyen en el desempeño de los trabajadores y permite medir su gestión a través del tiempo.

Principales resultados

Uno de los resultados que revela el estudio es que entre los factores que provocan un mayor nivel de estrés o desmotivación en los trabajadores (respecto a la relación con su jefe) están la retroalimentación negativa en presencia de terceros, la falta de reconocimiento y planificación y la improvisación en la asignación de las tareas.

Por el otro lado, las jefaturas consideran que lo que más afecta a la motivación de los trabajadores es la escasa comunicación, el respeto, la falta de reconocimiento y la poca disponibilidad de tiempo para atender los requerimientos.

Otro de los factores analizados por el modelo de medición es la percepción de tiempo invertido por los operarios en las diferentes labores diarias.

En ese sentido, el estudio demuestra que los trabajadores dicen ocupar entre el 62 y el 63% de su tiempo en las actividades asociadas a la tarea principal, mientras que entre el 11 y 12% de su turno es consumido por los denominados “tiempos perdidos”, lo cual considera fallas técnicas, humanas y materiales; problemas de tecnología y condiciones climáticas.

Además, el 38% de la muestra declara trabajar menos que el promedio de sus pares, lo que equivale al 62,5% del tiempo, es decir, un máximo de 5 horas en un turno de 8 horas o un tope de 7,5 horas en uno de 12 horas.

De ese grupo, se desprende que el 43% de la dotación con menor desempeño ocupa cargos de mantenedor. Además, el 34% de aquellos con rendimiento más bajo de desempeña en el área de mantenimiento mecánico y el 38% tiene entre 24 y 35 años.

Fortalecimiento de destrezas

Uno de los aportes de este estudio se relaciona con la identificación de habilidades tanto de operarios como de jefaturas que se reconocen como significativas para mejorar el desempeño laboral, factores que podrían contribuir a entidades de formación y capacitación.

Las principales destrezas que se deben fortalecer para mejorar el desempeño y la gestión individual son la capacidad de los trabajadores de comprender instrucciones, administrar su tiempo, realizar un trabajo colaborativo, comunicarse correctamente con sus pares y jefes y priorizar el trabajo individual y grupal.

Del mismo modo, se plantea la necesidad de capacitaciones técnicas relacionadas con las matemáticas, física, metrología, conceptos básicos de electricidad, hidráulica y materiales, además de conocimientos sobre montaje y desmontaje de componentes mecánicos.

Fuente: SOCIEDAD NACIONAL DE MINERÍA