Imagen de una mascarilla de hilo de cobre.
Imagen de una mascarilla de hilo de cobre.

Quirúrgicas, higiénicas, EPI, con o sin filtro, de tela, FFP2, FFP3... son muchos los debates que se han abierto en torno a los diferentes tipos de mascarillas y cuáles son las más idóneas para el uso generalizado de la población, sobre todo, desde que se impusieran como obligatorias en todos los espacios públicos.

La Asociación Española de Normalización (UNE) ha publicado los requisitos mínimos que deben cumplir las mascarillas higiénicas no reutilizables para que sean efectivas como barrera frente al coronavirus. La Especificación UNE 0064-1 ha sido puesta a disposición de toda la sociedad de forma gratuita a través de la web de la entidad.

En la constante innovación por encontrar la mascarilla perfecta, se ha puesto de moda otro tipo de mascarillas que se caracterizan por estar fabricadas de cobre y zinc, una aleación que le otorga a la mascarilla propiedades antimicrobianas.

Estos materiales, además, aumentan sus funciones fungicidas en contacto con la humedad, la cual se desprende de la respiración o de las micropartículas de saliva, tal y como explican desde Smartcopper, la marca registrada que vende estas mascarillas de cobre y zinc.

¡Actualízate con nuestro canal de Telegram!

De este modo, la transmisión de microorganismos, como hongos, virus o bacterias, es muy difícil, ya que la tecnología aplicada en estas mascarillas libera iones de cobre y zinc que penetran en los microorganismos, alterando sus funciones vitales y, por tanto, los elimina.

"Se ha demostrado que al combinar ingredientes activos tales como el cobre y zinc, se puede conseguir acción biocida", explican en la web. Así, los ingredientes activos de esta tecnología son liberados al entrar en contacto con la humedad, lo que da lugar a una ruptura en la membrana de las células de los virus, bacterias u hongos.

Esta ruptura de la membrana celular de los microorganismos afecta a los procesos enzimáticos vitales de la célula y de la respiración celular, lo que lleva a una pédida de nutrientes y, finalmente, a la eliminación del microorganismo.

Por otro lado, en cuanto a las características de estas mascarillas, que están producidas bajo la Directiva de Seguridad General de Productos 2001/95/CE, tienen una duración de 300 días de media y unos 30 lavados a máquina.

Posee tres capas filtrantes de protección, que no solo hacen de barrera, sino que también eliminan las bacterias que puedan penetrar o adherirse: una capa exterior filtante de cobre y zinc, una capa intermedia con Foam y una capa interior filtrante también de cobre y zinc.

Fuente: 20 minutos

OutletMinero
Un espacio para generar oportunidades a través del diálogo sobre la actividad minera