Las suspensiones de operaciones mineras en México relacionadas con el COVID-19 plantean una serie de desafíos para la industria y sus partes interesadas, pues van desde posibles cierres de minas y retrasos en los proyectos hasta interrupciones en las cadenas de suministro y servicios comunitarios, según afirman expertos.

La paralización de un mes de las actividades no esenciales establecida por el Gobierno mexicano se extiende hasta el 30 de abril y, a diferencia de algunos países latinoamericanos, los líderes políticos locales ignoraron el clamor de la industria que exigía una exención para la minería.

Tras las medidas, destinadas a detener la propagación del COVID-19 –que ha cobrado más de 100 vidas en el país– la mayoría de las compañías mineras han reducido sus operaciones.

Impactos potenciales

  1. Producción perdida

Parece inevitable un mes de producción perdida, ya que la mayor parte de las minas mexicanas se encuentran paralizadas o en proceso de desconexión.

Coeur Mining, First Majestic Silver, Grupo México y Telson Mining están entre las más recientes en confirmar suspensiones temporales.

Pero la pérdida podría extenderse más allá de abril.

La experiencia de países como China sugiere que es probable que se necesiten medidas durante varios meses para combatir el virus.

Además, el tiempo necesario para que las minas vuelvan a la producción completa llevará las pérdidas de producción al menos hasta mayo.

  1. Cierre/quiebra permanente

Las pérdidas de producción, particularmente si se prolongan por varios meses, ejercerán una gran presión sobre las finanzas de las compañías mineras.

El golpe será especialmente duro para aquellas con todas sus minas operativas en México, como Torex Gold, First Majestic y Endeavour Silver.

"Actualmente, no hay financiamiento disponible en los mercados, por lo que si el cierre dentro de México se extiende a una situación prolongada, será difícil para algunas minas sobrevivir e incluso podría derivar en un cierre permanente", señaló a BNamericas una fuente de la industria que pidió permanecer en el anonimato.

Sin embargo, la posición general es más auspiciosa.

"La mayor parte de nuestro universo de productores está bien posicionado para resistir cualquier interrupción de producción", afirmó el analista de Scotiabank Trevor Turnbull en una nota fechada el 31 de marzo.

Las compañías con posiciones de liquidez particularmente fuertes incluyen a Torex, Equinox Gold y Alamos Gold, agregó.

Si bien las suspensiones prolongadas amenazarán con llevar a las empresas mineras con problemas de liquidez a la quiebra, un resultado más probable podría ser el aumento de la actividad de fusiones y adquisiciones, explicó a BNamericas el mes pasado Daniel Linsker, de Control Risks.

  1. Retrasos en proyectos

Además de detener las operaciones, las compañías mineras también han suspendido la exploración en virtud del decreto del gobierno.

Los proyectos también están siendo afectados por problemas de financiamiento por la agitación relacionada con la pandemia. Prueba de ellos es el término de un financiamiento de CA$75mn (US$54mn) para el proyecto de oro y plata Las Chispas, de SilverCrest Metals.

Bacanora Lithium también indicó que su proyecto de litio de US$420mn Sonora podría retrasarse, en parte por el impacto de las tempranas restricciones de viaje de China para el socio estratégico Ganfeng Lithium.

  1. Servicios a la comunidad

Parte de la petición de la industria a una exención ante las suspensiones por COVID-19 giraba en torno al papel que desempeña la minería en comunidades anfitrionas.

"No definir la minería como un sector esencial no solo afectará económicamente a miles de trabajadores, sino que también dejará aisladas a 656 comunidades donde operamos y brindamos servicios básicos de salud", advirtió Fernando Alanis Ortega, presidente ejecutivo de la cámara Camimex.

Pero algunas compañías mineras, incluida Newmont, han declarado que los servicios comunitarios esenciales continuarán durante la suspensión.

Grupo México también inauguró un nuevo hospital en el estado de Oaxaca.

"La minería mexicana se suma al esfuerzo contra el COVID-19, no solo suspendiendo actividades no esenciales, sino apoyando la capacidad de atención médica y la atención de los más vulnerables en las comunidades mineras", manifestó en su cuenta Twitter el subsecretario de Minería, Francisco Quiroga Fernández.

  1. Cadenas de suministro

Titulares de las mineras mexicanas también han advertido que las suspensiones interrumpirán las cadenas de suministro, incluso en los sectores médico, de la construcción, eléctrico, energético y de telecomunicaciones, según el medio Sentido Común.

Un área particular de preocupación es la plata, dado su uso en equipos médicos.

  1. Exportaciones y competitividad global

La suspensión de las labores mineras afectará las exportaciones de minerales y metales de México, lo que podría provocar que se pierdan pedidos y que el país pierda competitividad, según Javier Villarreal, titular del sindicato de trabajadores de la industria minero-metalúrgica.

"Obviamente el no cumplir con esos compromisos implicaría un duro golpe para la minería de México, y entonces esos clientes buscarían otros proveedores en otros países y perdería México una gran competitividad internacional", indicó.

ANÁLISIS

La pandemia de coronavirus afectará la producción minera en México y generará demoras en el avance de los proyectos.

Pero los cierres de minas y los colapsos de la compañía serán limitados.

Las mineras en México son, en general, financieramente sólidas y tienen experiencia en el manejo de interrupciones operacionales. Las compañías también se han comprometido a seguir desempeñando su papel fundamental en la comunidad.

En términos de un golpe a la competitividad del país, esto dependerá de cómo se desarrolle la pandemia y de si México se ve afectado en mayor o menor medida en comparación con otras jurisdicciones a nivel mundial.

El efecto sobre las cadenas de suministro dependerá de cuánto tiempo esté vigente la suspensión.

Fuente: Bnamericas