Al ser La Colorada la mina más cercana a una localidad en México, y que se encuentra en Sonora a cargo de Argonaut Gold, la compañía consideró que un caso positivo de covid-19 repercutiría de forma negativa tanto en sus operaciones como en el poblado, por lo que la empresa puso en marcha una estrategia de prevención, detección y contención contra el virus.

Lourdes McPherson, gerente de asuntos corporativos y sustentabilidad de la firma canadiense, expresó en el panel “Covid y Minería” en el marco del seminario México Polimetálico 21, que al inicio la contingencia sanitaria fue sinónimo de incertidumbre y miedo, lo que motivó a la empresa a impulsar dicha estrategia que los contrarrestara.

“Prevenir a toda costa la llegada del virus, detectarlo cuanto antes, pero también contener un posible brote. Entendíamos que, si se presentaba un caso (de covid-19) dentro de la operación, ese caso podía poner en riesgo como tal, el trabajo de muchas personas y a muchas familias”, argumentó.

Detalló que luego de haberse detectado el primer caso de covid-19 en México el 27 de febrero de 2020, la vigilancia en cuanto a protocolos sanitarios fue rigurosa, ya que, si alguien llegaba a retirarse el cubrebocas en sus operaciones, ameritaba un reporte con su supervisor correspondiente.

McPherson añadió que se llevó a cabo la conformación del Comité Covid19 que estuvo sesionando cada día durante un año completo y a la fecha sesiona una vez a la semana, de tal forma que al término de cada reunión se realizaba una minuta escrita, donde se analizaba el comportamiento de la pandemia y del semáforo epidemiológico.

“En mina La Colorada, somos, sin temor a equivocarme, la mina más cercana a un poblado, y sabíamos que un caso positivo en la mina, automáticamente representaba un riesgo muy grande en las operaciones y en la comunidad”, destacó.

Aunado a esto, Argonaut Gold, dedicado a la extracción de oro en el país, realizó constantemente pruebas PCR a sus colaboradores, así como pruebas rápidas y de antígenos, a lo que se sumó el análisis del comportamiento social de sus colaboradores, contratistas y comunidades, con la intención de detectar posibles contagios.

Indicó que los protocolos sanitarios no se quedaron en dicha mina, pues las personas que integran sus oficinas corporativas en Hermosillo, Sonora, tuvieron y tienen la indicación de seguir trabajando desde casa, instalaciones que cuentan con cubículos disponibles pero que, para usarlos, es necesario hacer una reservación previa.

Informó que la empresa seguirá invirtiendo en programas de prevención, los cuales se desarrollarán e irán de la mano con el programa de sustentabilidad de la compañía, a lo que suma que continuará fortaleciendo su comunicación interna sobre todo lo relacionado con el virus.

Fuente: milenio.com