“El cuidado del agua es una preocupación fundamental del sector minero”, afirmó la Red de Académicos por la Minería Sustentable, en un documento difundido en el marco del Día Mundial del Agua, celebrado el 22 de marzo. “El agua que efectivamente se usa en minería, en su gran mayoría se recicla en forma permanente, pero no se consume”, se explicó.

alt

Con motivo del Día Mundial del Agua, la Red de Académicos por la Minería Sustentable difundió un documento titulado “El agua y la industria minera”, en el cual se indicó que, con base en estudios científicos, se estableció que la industria de la minería utiliza el 1% del consumo total en diversos países.

El documento afirma que, en el mundo, el consumo del agua se distribuye de la siguiente manera: el 70% se utiliza en el riego de cultivos, el 20% en el uso industrial, y el 10% en el consumo humano directo.

“Esta tendencia global se mantiene aún en estimaciones realizadas por Naciones Unidas para el año 2040”, se agregó en el documento, firmado por más de 20 profesionales, académicos y científicos de distintas instituciones de toda la Argentina.

A nivel nacional, se especificó que, en el caso de San Juan, la provincia minera más importante, el 91,92% del uso del agua es agrícola, el 4,28% corresponde al sector hidroenergético, el 2,8% es para abastecimiento poblacional, el 0,96% de uso minero, el 0,03% de uso recreativo, y 0,01% de utilización industrial.

Procedimientos rigurosos

“En todos los proyectos mineros es prioritario estudiar la disponibilidad de agua en la zona de influencia y aplicar procedimientos rigurosos para usar el recurso en forma eficiente sin afectar su calidad, conforme a los niveles guía de la Ley Nacional 24.585 (Anexo IV) y a normativa aplicable en cada provincia argentina”, añadió.

Y continuó: “En los Estudios de Impacto Ambiental la evaluación del recurso agua en cuanto a disponibilidad y calidad es fundamental para identificar y aplicar acciones de prevención, mitigación y remediación de posibles impactos que pudieran originarse en la construcción, operación o cierre de los proyectos. A partir de estos antecedentes se diseñan también programas de monitoreo y de gestión de riesgos”.

En este marco se explicó que “la minería usa el 1% del agua disponible. Es decir, de cada 100 litros disponibles en el país, la minería solo consume 1 litro. Y el agua que efectivamente se usa en minería, en su gran mayoría se recicla en forma permanente, pero no se consume”.

Circuito cerrado

El documento agregó que “el agua remanente de los procesos de concentración en la industria minera es reciclada en circuito cerrado y se repone solamente lo que se pierde por evaporación y consumo humano. Además, hay reutilización del agua que proviene de las plantas de tratamiento de efluentes cloacales de los campamentos que, por lo general, se utiliza en riego de huellas y caminos de tierra para evitar la dispersión de polvo y partículas”.

En este sentido afirmó que “uno de los desafíos más importantes que tiene la minería es preservar el recurso agua en todas las etapas para integrarse a los esfuerzos que la sociedad en su conjunto realiza frente a los nuevos escenarios planteados para la humanidad”.

Y el documento finalizó: “La disponibilidad, el uso adecuado del agua y la preservación del recurso es una preocupación fundamental del sector minero”, por lo que “quienes, desde el ámbito académico, estamos involucrados en dicho sector promovemos investigaciones y desarrollos tecnológicos que contribuyan al uso y consumo responsable, preservación y disponibilidad del agua como recurso fundamental para la humanidad”.

Fuente: Diario Jornada.