En nuestro país persisten problemas como la suficiencia de vacantes y el incremento de la informalidad

Por: Moisés Gómez Reyna

Luego de dos años de pandemia, el empleo en México ha mostrado señales de recuperación, pero incipientes y sustentadas en la creación de puestos de trabajo informales y en condiciones precarias para quienes los ocupan.

Estos son algunos hallazgos del Instituto Mexicano para la Competitividad (IMCO), tras analizar las características del empleo generado durante 2021, así como la suficiencia de este.

De acuerdo con el organismo, en nuestro país persisten problemas como la suficiencia de vacantes y el incremento de la informalidad, lo que genera una mayor vulnerabilidad en los trabajadores e impide tener un mercado laboral más competitivo.

Los resultados del último trimestre de 2021 de la Encuesta Nacional de Ocupación y Empleo (ENOE), elaborada por Inegi, revelaron algunos puntos importantes sobre el desempeño del mercado laboral durante el año pasado:

1. Es cierto que en 2021 el mercado laboral mantuvo una tendencia de recuperación y sumó 3.5 millones de empleos. El aumento fue paritario, ya que el 47% de los trabajos generados correspondió a mujeres y 53% a hombres.

2. Al comparar la situación del empleo actual, con la del primer trimestre de 2020, antes del inicio de la pandemia, la población ocupada ya es 2.8% mayor que hace casi dos años. Sin embargo, en Tabasco, Morelos, Sinaloa, Veracruz y Guerrero la población ocupada sigue siendo menor a la observada a inicios de 2020.

3. El 23.6% de la fuerza laboral potencial se enfrentó a insuficiencia en el empleo, ya que un 11.3% tenía disponibilidad de tiempo, pero no motivación para buscar trabajo, un 9.1% tuvo empleo con menos horas laborales que las deseadas y un 3.2% buscó empleo de manera activa sin encontrarlo. Además, en número, la fuerza laboral potencial sigue siendo mayor al nivel prepandemia, debido a que la recuperación aún es lenta y enfrenta retos.

4. En 2021, la informalidad impulsó la recuperación del empleo y al cierre del año 31.6 millones de trabajadores (un 55.8% del total de la población ocupada) laboraron como informales, es decir sin acceso a derechos laborales plenos, sin prestaciones y sin condiciones adecuadas de trabajo.

El problema es más grave en Puebla, Veracruz, Hidalgo, Tlaxcala, Chiapas, Guerrero y Oaxaca, donde más del 70% de la población ocupada tiene un empleo informal. Por sectores, más del 80% de los trabajadores en las actividades agropecuarias o los servicios diversos son informales.

De la mano de la informalidad, los trabajadores en sectores con menor calidad del empleo perciben bajos ingresos por su labor.

De acuerdo con el análisis, por cada 100 pesos que gana un trabajador formal, uno informal solo percibe 55 pesos. En entidades como Oaxaca, Ciudad de México, Campeche o Puebla, este problema se recrudece y los trabajadores informales ganan 50% o menos de lo que percibe uno formal.

5. En 2021, en el cuarto trimestre, 4 de cada 10 mexicanos se encontró en pobreza laboral, debido a los salarios que son insuficientes para adquirir la canasta alimentaria básica para los miembros de un hogar.

La informalidad es un factor que recrudece la pobreza laboral, pues de acuerdo con el Instituto, 22 de cada 100 trabajadores informales tuvieron ingresos salariales menores al valor de la canasta alimentaria. En contraste, de los trabajadores formales sólo uno de cada 100 se encontró en pobreza laboral.

La persistencia de la informalidad, concluye el IMCO, genera una mayor vulnerabilidad en los trabajadores, debido a que afecta su potencial de desarrollo profesional.

Además, esto limita el crecimiento económico y repercute en la competitividad del país, ya que los trabajadores informales tienen mayores dificultades para mejorar su productividad.

Por ello, disminuir la informalidad debería estar en el centro de la política económica y laboral del Gobierno federal, pero por ahora no hay ninguna señal de que esto se encuentre entre sus prioridades.

Twitter: @GomezReyna