La industria minera de México está maniatada por problemas que van desde la negligencia política hasta el empeoramiento de la seguridad, advierten expertos mientras las cifras de producción se deterioran.

Para las autoridades, no abordar estos problemas socavará la capacidad del sector de aprovechar las oportunidades en la transformación energética que se avecina.

Estos comentarios llegan en momentos en que el país registró una baja de 1,5% en la producción minera de septiembre, quinta caída en lo que va de 2020, mientras que el volumen de plata sufrió una disminución de 11,6%.

OPORTUNIDAD PERDIDA

México posee abundantes recursos de cobre y un importante depósito de litio, cuya demanda se espera aumente por la transición a las energías renovables, que propiciará un aumento explosivo en la producción de turbinas eólicas, paneles solares y baterías, declaró al sitio web de noticias local Sinembargo el analista Alonso Hidalgo, del Natural Resource Governance Institute.

No obstante, la incertidumbre política y las deficiencias en ámbitos como permisos e impacto social podrían poner trabas al sector e impedir que alcance su potencial, advirtió.

En particular, se ven obstáculos por incongruencias en los trámites ambientales y falta de información sobre posibles impactos y beneficios sociales de los proyectos mineros, por lo cual se necesita una mayor transparencia.

“El sector minero mexicano será cada vez más importante para el plan energético nacional y, si los tomadores de decisiones no se dan cuenta del momento en el que estamos y el sector sigue siendo desatendido a nivel de política pública, no tenemos la certeza de que se aproveche la oportunidad”, agregó Hidalgo.

SEGURIDAD Y REGALÍAS

La seguridad es otra preocupación clave para las mineras, señala Jorge Vidal Ahumada, secretario de Economía del estado de Sonora, en declaraciones al informativo web local Arzatenoticias.

“No podemos permitir que la confianza se deteriore”, señaló en un evento organizado por el clúster minero del estado de Sonora.

Otro tema preocupante para el sector, según Vidal, es la eliminación del fondo minero, que anteriormente distribuía los ingresos por regalías mineras a proyectos de infraestructura en comunidades locales.

La mayor parte de los ingresos de la regalía de 7,5% y el impuesto especial a la minería de 0,5% se manejará ahora a nivel federal y se destinará principalmente a escuelas.

Vidal también planteó que las reglas que permiten deducir de impuestos los costos de exploración solo a una tasa anual de 10% son otro obstáculo para las mineras.

La cámara minera mexicana, Camimex, advirtió anteriormente que la incertidumbre política está pesando sobre la inversión en el sector y prevé también una reducción en el gasto en 2020 como resultado del COVID-19.

Otras preocupaciones importantes para la industria son las propuestas de nacionalización de la emergente industria minera de litio de México, presentadas al Senado para debate.

El presidente Andrés López Obrador (AMLO) también ha recibido críticas por eliminar la Subsecretaría de Minería, repartición para la comunicación efectiva entre la industria y los departamentos de gobierno.

López Obrador  también ha sugerido que no está por aprobar nuevas concesiones mineras y ha acusado a las mineras extranjeras de tratar al país un basurero y no cumplir con el pago de impuestos.

BAJA DE PRODUCCIÓN

La producción minera de México disminuyó 1,5% en septiembre, según la agencia de estadísticas Inegi, luego de registrar una caída de 3,7% el mes anterior.

La cifra sigue a aumentos en junio y julio y profundas contracciones en los dos meses anteriores, cuando la mayoría de las minas estuvieron suspendidas para cumplir con las medidas de confinamiento impuestas por el gobierno en respuesta a la pandemia del COVID-19.

La producción total cayó 4,3% en enero-septiembre en comparación con el mismo período del año pasado.

En septiembre, el coque, los pélets de hierro y la plata exhibieron las mayores caídas, con 22,3%, 14,3% y 11,6%, respectivamente.

La producción de fluorita, yeso, plomo y cobre también disminuyó, mientras que la de azufre y carbón no coquizable registraron pequeños aumentos.

La producción de oro subió 9,4% a 6.327kg (203.000oz), y la de zinc mostró el mayor incremento, con 19,8% a 34.770t.

México es el mayor productor de plata del mundo y uno de los 10 principales de oro, cobre, plomo y zinc.

Fuente: Bnamericas