La empresa minera Fortuna Silver Mines, Inc. informó que suspenderá sus actividades de minería en México, mientras mantendrá ciertas operaciones en Perú y Argentina.

El 31 de marzo de 2020, el Gobierno de México anunció medidas extraordinarias en respuesta a la propagación de COVID-19, que incluye la suspensión de todas las actividades no esenciales, incluida la minería, hasta el 30 de abril de 2020.

Como resultado, Fortuna Silver inició la suspensión temporal y ordenada de las actividades de minería y procesamiento en México. Un grupo de trabajo reducido de la empresa permanecerá en el sitio para salvaguardar la infraestructura crítica y mantener el monitoreo ambiental durante el período de suspensión.

La empresa se dedica a la minería de plata y oro y actividades relacionadas en América Latina, incluida la exploración, extracción y procesamiento. Opera la mina Caylloma en el sur de Perú y la mina San José, Oaxaca, México, y está construyendo una mina de lixiviación en pilas a cielo abierto en el Proyecto Lindero, en el norte de Argentina.

En 2019, la compañía produjo en la mina San José 7 millones 868 mil 478 onzas de plata, una disminución de 1% con respecto al 2018, y 48 mil 880 onzas de oro, una baja de 9% desde el año anterior, estando dentro de la guía de esa mina para la plata y ligeramente por debajo de la guía para el oro.

Compañía Minera Cuzcatlán, subsidiaria de Fortuna Silver, detalló que no ha presentado casos confirmados ni sospechosos de COVID-19 en sus colaboradores.

Fortuna Silver y acciones de Minera Cuzcatlán

“(La minera) entiende la petición de los gobiernos federal y estatal de suspender temporalmente las actividades mineras y confía en que se reanuden en el momento oportuno para salvaguardar la salud de la población y minimizar impactos negativos a la economía nacional y en particular de San José del Progreso y las comunidades en las que opera”, dijo en un comunicado de prensa.

Para garantizar la seguridad integral de su unidad minera San José y prevenir efectos irreversibles para su futura reanudación de operaciones, la empresa ha activado su protocolo de cuidado y mantenimiento. Conservará personal esencial en sus instalaciones para proteger el cuidado crítico de las mismas.

Mina Caylloma

El domingo 15 de marzo de 2020, el Gobierno del Perú introdujo una serie de medidas para contener la rápida propagación de COVID -19 que incluyó: el cierre de las fronteras internacionales y una declaratoria de un período de 15 días de “aislamiento social” nacional obligatorio. El período de aislamiento social se extendió posteriormente al 12 de abril de 2020.

Fortuna Silver está trabajando bajo el marco regulatorio emitido por el Ministerio de Energía y Minas (MINEM) y el Ministerio del Interior (MININTER), que permite que las minas operen durante este período con personal esencial.

La mina Caylloma continúa operando con una fuerza de trabajo reducida extrayendo mineral de su arsenal de mineral grueso. Se sigue permitiendo el transporte de concentrados y suministros esenciales, y la operación cuenta con existencias suficientes de suministros críticos, consumibles y provisiones para campamentos para cubrir el período de aislamiento extendido.

Proyecto Lindero, Argentina

El 19 de marzo de 2020, el Gobierno de Argentina declaró efectivo a la medianoche un período de “aislamiento social” nacional obligatorio en relación con COVID-19, vigente hasta el 31 de marzo de 2020.

El período de aislamiento se extendió posteriormente hasta el 13 de abril de 2020. Todas las actividades de construcción se han detenido temporalmente en Lindero y un grupo de trabajo reducido permanece en el sitio para mantener actividades críticas, incluyendo seguridad y monitoreo ambiental durante el período de aislamiento extendido.

La empresa está valuando el impacto de la suspensión temporal de la construcción en el cronograma y presupuesto del proyecto.

Fuente: OPPORTIMES