La inversión extranjera directa (IED) en el sector minero de México aumentó casi 10 veces en 2021, ya que las empresas comenzaron a avanzar con sus proyectos tras los retrasos derivados del COVID-19.

La industria minerometálica atrajo US$2.832 millones en IED en el año, frente a los US$294 millones de 2020, cuando las mineras se vieron afectadas por los confinamientos relacionados con la pandemia, que provocaron la suspensión de las actividades en la mayoría de minas y proyectos entre abril y mayo.

La cifra para todo el año aumentó considerablemente con respecto a los US$1.748 millones registrados en los primeros nueve meses de 2021. La cifra de IED del año pasado fue la más alta desde el récord de US$5.440 millones en 2013 y la tercera más alta desde al menos 1999, el primer año del que la Secretaría de Economía tiene datos.

La inversión fue inferior a US$800 millones por año entre 2015 y 2019.

El aumento de la IED en 2021 refleja en parte el gasto en iniciativas mineras, incluida una inversión significativa en el proyecto de oro y plata de US$440 millones Juanicipio, que pertenece en un 56% a Fresnillo, que cotiza en México y Reino Unido, y en un 44% a MAG Silver, con sede en Canadá.

Orla Mining también avanzó con su proyecto de oro de US$134 millones Camino Rojo (en la foto) a la primera producción a fines de 2021.

Otros proyectos en los que se invirtió el año pasado son el activo de oro de US$137 millones La Yaqui Grande, de Alamos Gold; la propiedad de plata y oro de US$164 millones Las Chispas, de SilverCrest Metals; y los proyectos de zinc El Pilar (US$310mn), Pilares (US$159mn) y Buenavista (US$413mn), de Southern Copper.

México es el mayor productor de plata del mundo y uno de los 10 principales proveedores de oro, cobre, zinc y plomo.

Fuente: BNamericas