Con motivo de la conmemoración del Día Mundial del Agua, Autlán informa a la opinión pública hidalguense acerca de sus compromisos en cuanto al manejo responsable y sustentable del recurso. No en vano, “Autlán” significa en náhuatl “lugar donde camina el agua”.

alt

Bajo la premisa de que en el futuro inmediato el agua tiene mucho que ver con el cambio climático y el mejor aprovechamiento del recurso, Autlán promueve un consumo hídrico responsable en todas sus unidades mineras. Esto consiste en la reutilización de la mayor cantidad de agua posible, con el fin de satisfacer la mayor cantidad de operaciones y garantizar la sustentabilidad del ambiente. De esta manera, Autlán en Hidalgo ha reducido su consumo de agua de 2015 que se consumían alrededor de 495 mil metros cúbicos, a 2019 cuando se consumieron 381 mil metros cúbicos, es decir, en cuatro años una reducción del 24%. La tendencia es continuar reduciendo las cantidades utilizadas, haciendo mucho más eficaz el manejo del recurso mediante procesos de tratamiento.

En este sentido, es importante destacar que, a nivel nacional, la industria minera es de las que menos agua consume, de acuerdo con las más recientes Estadísticas del Agua en México de la Comisión Nacional del Agua (CONAGUA). Agrupada la minería dentro de las denominadas actividades secundarias, éstas consumen un 4.4% del agua existente en nuestro país, frente al 14% que sirve para el abastecimiento del público o el 76% que se emplea para uso agrícola.

“La clave del cuidado de nuestro entorno está en la corresponsabilidad que tenemos quienes vivimos aquí y somos vecinos. Juntos, entre todos, cuidaremos de nuestra agua, tan valiosa para nuestra salud y nuestras actividades cotidianas”, comentó Elsa Saucedo, Gerente de Sustentabilidad de Autlán.

alt

Para su correcta operación, las unidades Molango, Naopa y Nonoalco cuentan con los correspondientes permisos de descarga otorgados por la Comisión Nacional del Agua (CONAGUA), previo tratamiento en las 5 plantas potabilizadoras de agua que opera la empresa, las cuales también cumplen con la normativa vigente. Igualmente, Autlán realiza 3 programas de Monitoreo de Calidad del Agua, acreditados ante la Entidad Mexicana de Acreditación, que incluyen estudios hidrogeológicos periódicos que evidencian el actuar sumamente respetuoso de la empresa con la calidad del agua de los ríos en la zona.

Autlán cumple con todas las disposiciones enmarcadas en la Ley de Equilibrio Ecológico y la Protección al Medio Ambiente, la Ley de Aguas Nacionales y los reglamentos que de ella derivan. Asimismo, se realizan diversos programas en materia de cuidado del agua, como el de Registro de Agua de Riego de Infraestructura de Acceso, que tiene el propósito de controlar la cantidad de agua utilizada en la mitigación de contaminación por polvo o el de Mantenimiento de Rampas y Caminos, en el que se mantiene un registro de las obras realizadas en pos de conservación del agua. La empresa está al corriente del pago de los derechos de agua.

Además de su responsabilidad en el manejo del recurso en sus operaciones, Autlán lleva a cabo, de la mano con las comunidades, proyectos como el establecimiento de una bomba de agua en la comunidad de San Antonio, el cual ha beneficiado a más de 700 personas; la instalación de y puesta en marcha de captadores de agua pluvial en Zacuala, lo cual tiene un alcance positivo para 52 comunidades; o la realización de un estudio hidrogeológico en Tolago para determinar la factibilidad para la instalación de una planta purificadora de agua que beneficiaría a alrededor de 780 personas.

Por otro lado, la empresa presentó recientemente la llamada “Plataforma de Inversión Social 2020”, cuyo eje rector son los 17 Objetivos de Desarrollo Sostenible promovidos por la ONU dentro de la Agenda 2030. Precisamente, el objetivo número 6 consiste en garantizar la disponibilidad de agua y saneamiento para todos.

Asimismo, Autlán contribuye a la conservación del agua en la zona a través de sus programas de reforestación. Así, durante 2019 se reforestaron alrededor de 47,300 especímenes, sumando más de 137,000 ejemplares reforestados en los últimos cinco años. Y en el vivero ubicado en Molango se generaron más de 25,000 árboles, lo que implica una reducción de 500 toneladas de CO2 por año.

Finalmente, cabe señalar que la empresa cumple con estrictas certificaciones en materia de calidad, como la ISO 9001, y de cuidado ambiental, con la ISO 14001. Ha sido reconocida por undécimo año consecutivo con el distintivo Empresa Socialmente Responsable.