Por quinto año consecutivo representantes de Minera Media Luna (MML) y de la Universidad Autónoma de Guerrero (UAGro), firmaron el Convenio de Monitoreo Ambiental Participativo, del cual llevó al Banco Interamericano de Desarrollo a reconocer que la subsidiaria de Torex Gold Resources, efectúa las mejores prácticas del sector minero en América Latina.

El gerente general de MML, Faysal Rodríguez Valenzuela, celebró la suma de esfuerzos entre la institución educativa y la empresa minera, pues juntas alientan a los habitantes de Nuevo Balsas, Atzcala y Mezcala, comunidades asentadas alrededor de la presa El Caracol y, los ríos Balsas y San Juan de Cocula, a que se involucren en la Auditoría Ambiental Participativa.

Rodríguez Valenzuela señaló que al ser una de las actividades más reguladas en materia ambiental, el mayor reto de la minería es “ir más allá del cumplimiento regulatorio”.

El compromiso, dijo durante su mensaje, “está con las comunidades de las regiones donde operamos y queremos que sientan la tranquilidad de que el legado que como empresa minera estamos dejando, es acorde a las expectativas de la calidad de vida de sus descendientes”.

Durante el acto protocolario se informó que 42 pobladores de Nuevo Balsas han participado en la toma de muestras de agua y sedimentos, otros 260 pescadores de ese mismo poblado, de Atzcala y de Mezcala fueron encuestados para la evaluación del esfuerzo pesquero y, otros 90 ayudaron en la captura de peces para medir contenido de metales pesados como Cadmio (Cd), Mercurio (Hg), Plomo (Pb) y Arsénico (As), dañinos para el consumo humano.

En representación del rector Javier Saldaña Almazán, signó el compromiso el secretario General de la UAGro, José Alfredo Romero Olea y estuvieron presentes también el encargado del área de Desarrollo Sustentable de la Universidad, Antonio Cervantes Núñez y el coordinador del Programa Educativo de Ingeniería de Minas, Eduardo Herrera Rendón.