Este artículo resalta una de las muchas buenas prácticas que se han venido desarrollando en Chile, por impulso tanto del estado, como de las universidades y de las empresas privadas: La innovación como eje conductor para el fortalecimiento de proveedores mineros.

La Minería en Perú

¿Por qué presentar información sobre la minería peruana? El desarrollo de la minería en dicho país ha permitido a esta actividad convertirse en un gran soporte para su economía.

La relación de Perú con la minería data de hace varios siglos. En la época preinca e incaica, los minerales cumplían un rol ornamental. Ya que a partir del virreinato se empezaron a explotar los minerales para la generación de riqueza; pero, a partir de 1990 se empezó a tener un impulso claro para apostar por el desarrollo de la minería en el país referido, gracias al cambio del modelo económico y la apertura al mercado, dando como resultado que se constituya en el pilar fundamental de dicha economía hasta hoy en día.

De acuerdo con la información estadística del INEI (Instituto Nacional de Estadística), el aporte de la minería e hidrocarburos al producto bruto interno (GDP en inglés) del año 1995, fue de 5.63%. Esto fue solo una primera muestra de lo que la minería podía ofrecer al país.

En el intervalo de 1994 al 2000, el promedio de aporte de la minería e hidrocarburos se mantuvo en 5.71%, a diferencia del promedio que se presenta entre los años 2001 al 2010, que fue 10.51%. Dicho incremento puede ser explicado por el auge de los precios de los principales minerales en donde, a partir del año 2004 se vio un incremento considerable en su precio, hasta el 2010-2011. Esto impulsó la inversión en nuevos proyectos y ampliación de los que ya estaban operando.
alt

Fuente: Base de datos del Ministerio de Energía y Minas. Consulta: mayo 2018.

Las implicaciones de este desarrollo, durante la etapa en mención permitieron un crecimiento económico sostenido, generando en promedio al año: I) 169 mil empleos directos y 6.25 empleos indirectos por cada empleo directo; II) cerca del 62% de las divisas; así como III) transferencias al tesoro público y a las regiones donde existen operaciones mineras por más de 1,000 millones de dólares.

A pesar de ello, la minería en dicho país siempre se ha enfrentado a una serie de desafíos, principalmente vinculados a temas sociales y medioambientales. Y, a partir del año 2011, la caída del precio de los minerales cambió por completo el panorama de la minería.

alt
Fuente: Base de datos del Ministerio de Energía y Minas. Consulta: mayo 2018.

Sumado al desafío social y medioambiental, la caída de precios debería de haber representado el punto de partida para que las empresas mineras con operaciones en el Perú busquen soluciones que les permita incrementar el nivel de competitividad y productividad en sus distintos procesos. Esto implica mayor inversión en investigación y desarrollo (I+D). Sin embargo, desde el 2013 la tasa de inversión en I+D en dicho país se mantiene en un promedio del 0.12% del GDP, una de las más bajas de Latinoamérica.

Inversión en I+D en relación con el GDP en países y regiones

alt

Fuente: El estado de la ciencia. Principales indicadores de ciencia y tecnología Iberoamericanos / Interamericanos, 2017.

Esto representa un gran desafío y una oportunidad única para alcanzar lo que otros países en la región; y, a nivel internacional, han logrado gracias a la introducción de nuevas tecnologías en distintos procesos.

Minería en Chile

Ok, Perú no le sacó provecho a esa situación; pero ¿qué hay de Chile? En la actualidad, Chile es uno de los referentes en el desarrollo de “nuevas tecnologías” para aplicaciones en minería.

La minería es extremadamente estratégica para Chile, pues representa el 13% del GDP, es el 60% de exportaciones del país y, genera el 11% de empleos. Por esta razón, mediante un modelo de innovación abierta y colaboración radical ha implementado el “Programa de Innovación Abierta en Minería: Expande”.

Expande consiste en un modelo colaborativo público-privado, cuyo objeto es conectar los desafíos que enfrenta la minería con empresas/startups de base científica y tecnológica que puedan desarrollar soluciones de alto potencial y valor agregado, impulsando así la creación de nuevas industrias del conocimiento (Kulka, 2018).

Este programa se ha desarrollado de forma sostenida desde hace 10 años, apuntando al SmartMining con la colaboración de los principales representantes del ecosistema de emprendimiento e innovación de Chile, así como las principales instituciones, empresas mineras y universidades.

Una estrategia de Chile (presentes en su “Agenda de Productividad” (2000-2010), “Agenda de Impulso Competitivo” (2010-2014) y “Agenda de Productividad, Innovación y Crecimiento” (2014-2018)) es fortalecer las ventajas competitivas en la actividad productiva minera y en el sector de proveedores mineros. Esta estrategia de exportación de proveedores de bienes y servicios para la minería está generando un gran impacto a nivel Perú. Sí, observa bien la siguiente imagen: Perú es el principal país destino de estas exportaciones en el periodo del 2012 al 2016 (ProChile, Ministerio de Relaciones Exteriores, 2018).

Porcentaje de exportaciones a America Latina 2016
alt

Fuente: ProChile, Ministerio de Relaciones Exteriores, 2018

En minería, Chile adopta prácticas transformativas en sus procesos, mismas que propician el surgimiento de empresas con soluciones innovadoras; mientras que Perú solo replica los casos de éxito de otras mineras, mediante la adopción de estos servicios o productos, acción que impide el desarrollo de un mercado interno en innovación y tecnología para minería. A esto se suma que, ante un debilitamiento de la economía global (OECD, 2019), se espera menores precios de los metales industriales (Banco Central de Chile, 2019).

Ante este escenario, se debería replantear el modelo minero tradicional, tanto para Perú como para otros países que también cuenten con recursos minerales como aporte importante a su economía.

Esa visión empresarial es una de las razones por las que las comunidades donde operan las mineras en Perú tienen la percepción errada de que las empresas extractivas tienen un bajo involucramiento con la sociedad en general. La adopción de estas nuevas tecnologías no solo permite generar empleo indirecto, sino que permiten optimizar los procesos, generando bienestar en la población local y un menor impacto ambiental.

Tal como lo menciona Glenn Ives, esto es debido a que “a medida que cada vez se pone más en duda la propuesta de valor de la industria minera, las empresas mineras están empezando a ver que no podrán tener éxito en el futuro, a menos que cambien la forma de operar. Se trata de más que simplemente mejorar la eficiencia. Se trata de restablecer la confianza con las partes interesadas y colaborar para idear mejores propuestas” (Monitoreo de las tendencias. Deloitte, 2018). Y, para lograr mejores propuestas, se tiene que estar dispuesto a explorar nuevas tecnologías y dejar de hacer siempre lo mismo.

Modelo de Innovación Abierta

alt

Fuente: Openbasque, 2014

Llegando a un aprendizaje

La débil cultura innovadora que se tiene en Perú se ve reflejada en la falta de interés por parte de las empresas privadas en invertir en soluciones innovadoras.
Entonces, ¿por qué no replicar el modelo de innovación abierta para fortalecer a las empresas peruanas, tal como lo hizo Chile? Ya que, gracias a dichas medidas, se puede entender el punto de inflexión que permitió a Chile ser reconocida a nivel mundial como uno de los países con más innovaciones en el rubro minero.

A diferencia de Perú, que mantiene su modelo de minería tradicional, si bien ya se están realizando las principales iniciativas en ese país, como el Hub de Innovación Minera del Perú, el Cluster Minero y la Hoja de Ruta tecnológica para proveedores mineros; se debe de seguir empujando por más medidas que impulsen la Ciencia, Tecnología e Innovación (CTI).

¿Por qué es tan importante impulsar la investigación, el desarrollo, emprendimiento e innovación (I+D+i+e) en un país? Porque, como dicta el ejemplo chileno, las medidas políticas permiten “ser un país de ingresos altos (a diferencia de todo Latinoamérica); y que, si sigue su desarrollo por dicha senda, cualquier ciudadano chileno que estudie podría llegar a ser parte del 20% de la población mundial con mayores ingresos” (Farid Kahhat, conversatorio referente a conflictos y otros temas internacionales, Nov. 2019). Que dicha riqueza haya sido repartida de forma inequitativa, ya es otra historia.

Lo importante es aprender y replicar lo bueno, así como observar y evitar lo malo, pues cada país tiene mucho por ofrecer. No se trata de tirar la primera piedra, acusando y denigrando la situación de un país del cual se tiene mucho que aprender.

Autor: Orson Lazo Pazce, investigador e ingeniero mecatrónico.

Editorial

Subscribe to Outletminero

Subscribe to our newsletter to receive our latest news.

Great! Check your inbox and click the link to confirm your subscription
Please enter a valid email address!
You've successfully subscribed to Outletminero
Great! Next, complete checkout for full access to Outletminero
Welcome back! You've successfully signed in
Success! Your account is fully activated, you now have access to all content.

0 results found in this keyword