public

Minería en Sinaloa: ¿Crisis o renacimiento en espera?

La tierra sinaloense, una vez dorada por la riqueza de sus minerales, enfrenta una crisis de producción que ha llevado a la industria minera del estado a una encrucijada. En

hace 13 días

Última Publicación Sector Minero impulsa campaña altruista de donación de sangre para salvar vidas por Editorial public

La tierra sinaloense, una vez dorada por la riqueza de sus minerales, enfrenta una crisis de producción que ha llevado a la industria minera del estado a una encrucijada. En una década, la extracción de oro y otros minerales metálicos ha declinado hasta un asombroso 80%, situando a Sinaloa en la posición 16 entre las entidades productoras de oro a nivel nacional.

Según datos del Instituto Nacional de Estadística y Geografía (INEGI), la producción de oro en Sinaloa ha pasado de 143 kilogramos en 2013 a solo 36 kilogramos en noviembre de 2023. Esta drástica caída contrasta con los momentos de esplendor vividos en años anteriores, como el repunte histórico de 473 kilogramos en abril de 2016.

Los motivos detrás de esta decadencia son múltiples y complejos. Investigadores de la Universidad Autónoma de Sinaloa señalan el agotamiento de vetas superficiales, la inversión costosa requerida para explorar zonas más profundas, la falta de capital humano y la volatilidad en los precios del oro como factores determinantes. Además, regulaciones ambientales más estrictas y la proliferación de la minería informal han agravado la situación.

A pesar de este panorama desalentador, hay destellos de esperanza en el horizonte minero de Sinaloa. Empresas privadas continúan invirtiendo en la exploración de nuevas áreas de extracción, lo que podría augurar una recuperación en los próximos años. Actualmente, hay 16 proyectos activos y 17 en etapa de exploración en el estado, según datos de la Secretaría de Economía.

Las comunidades mineras de Sinaloa han sufrido las consecuencias de esta disminución en la actividad minera. La pérdida de empleos, la reducción del tráfico comercial y la disminución del atractivo turístico han impactado negativamente en la calidad de vida de los habitantes de regiones como Choix, El Fuerte, Cosalá y Concordia.

No obstante, hay quienes mantienen la fe en el potencial minero de Sinaloa. Grandes proyectos, como los de las empresas Silver Corp y Oroco Resources, prometen revitalizar la industria y generar empleo en la región. Además, el estado cuenta con una ventaja estratégica en su conectividad y recursos naturales, que podrían ser clave en su eventual resurgimiento como potencia minera.

Aunque el camino hacia la recuperación será arduo, la minería sinaloense no está condenada a la decadencia. Con determinación, inversión y un enfoque sostenible, podría renacer de sus cenizas y volver a brillar con todo su esplendor en el panorama nacional e internacional.

Editorial

Publicado hace 13 días

¿Comentarios?

Déjanos tu opinión.