La reactivación de las minas de carbón del país representa una inyección de oxígeno para empresas y trabajadores de ese sector, pero ahora lo que resta es que la Comisión Federal de Electricidad (CFE), reactive rápidamente las compras del insumo, porque esa rama está en una situación desesperada y al límite por la cancelación de sus operaciones.

Ismael Leija Escalante, secretario general del Sindicato Nacional Democrático de Trabajadores Mineros, Metalúrgicos, Siderúrgicos y Conexos, advirtió que la anterior medida será incompleta, si no se incluye un segundo acuerdo en la contingencia sanitaria por el Covid-19 para que se considere a toda la minería como esencial y se permite que vuelva a trabajar.

Reconoció que el primer acuerdo agregado al decreto de la contingencia para permitir la reapertura de las minas de carbón que suministran materia prima a la CFE, genera confianza a los empresarios y trabajadores de esa rama y de actividades relacionadas, como el acero.

Comentó que la medida es positiva, pues se aplica en el momento en que la producción de carbón y la siderurgia, que va ligada, se encontraban en una situación muy complicada por la falta de inversión y de crecimiento económico.

El dirigente sindical de 14 mil trabajadores explicó que la principal región carbonífera del país, ubicada al norte de Coahuila, se encuentra paralizada por la falta de compras de ese mineral de la CFE, lo cual generó estragos en la zona.

Consideró que, al permitirse la reapertura de las minas de carbón, como parte de la contingencia sanitaria, se descartará un crecimiento del desempleo y se atiende las peticiones de los empresarios del sector que “clamaban gritos angustiosos al Gobierno Federal, porque ya no resistían más”.

Leija Escalante señaló que no se descarta la realización de nuevas marchas y bloqueos en el norte del país para exigir la normalización de las compras de carbón por parte de la CFE, conocida como la Rebelión del Carbón, pero ello dependerá de que la empresa pública responda rápidamente a esta exigencia.

Subrayó que la minería cumple con todos los protocolos fijados por la Secretaría de Salud para frenar el Coronavirus e incluso con mecanismos de seguridad mayores, por la naturaleza de sus actividades, por lo cual es indispensable que reactive sus operaciones de manera general.

Fuente: SNDTMMSC