Creo que el mejor minero del mundo está ahora en la escuela, bueno está en su casa guardando cuarentena, me refiero a que aún está estudiando, no puedo precisar quién es, pero tengo alguna sospecha.

Por muchas razones me he puesto a pensar en la mejor versión de minero, creo que será sin duda un profesional emanado de una carrera de conocimientos técnicos, es decir pudiera ser un ingeniero en minas, un metalurgista o un geólogo, pero estoy seguro que el mejor minero será un líder en momentos de una contingencia, como la que ahora vivimos con el COVID-19, él o ella sabrán encontrar las áreas de oportunidad y aprovecharlas.

Éste trance de los últimos días, tan raros, me obligan a pensar a futuro e insistir en mi búsqueda de esa nueva generación de mineros, donde quisiera encontrar al mejor de todos, con aptitudes muy particulares, por ejemplo, será ambientalista, así es, defenderá el medio ambiente a conciencia y con un legítimo interés buscará la innovación y pensará en todas las posibilidades, las desconocidas, para disminuir los impactos a los recursos naturales.

No es suficiente. El mejor minero del mundo será un activista de la responsabilidad social, practicará el valor compartido y hará planes para desterrar el asistencialismo en las comunidades vecinas de las minas, emprenderá programas de desarrollo económico sostenible que den vocación alterna a los pueblos al cerrar las minas.

Debemos recordar que no estamos hablando de cualquier minero, estamos describiendo al mejor minero del mundo, y ese minero tendrá grandes dotes para la política y las relaciones públicas.

Necesitamos al minero que entienda el contexto político del país, incluso en medio de una pandemia, que sepa sentarse y concertar con los gobiernos, que logré una sana relación de cercanía con los tomadores de decisiones.

Finalmente, muy importante para mí, el mejor minero del mundo será un comunicador, entenderá y practicará abiertamente la comunicación al exterior, tendrá un buen manejo de prensa y jamás le sacará la vuelta a una entrevista, entenderá a los medios como aliados de la minería, promoverá su marca, sus eventos, sus acciones, sin prejuicios y con la verdad.

Antes de la cuarentena compartí un café con un estudiante de los últimos semestres de la carrera de Ingeniería en Minas de la Unison, me contactó por redes sociales.

Resulta que es parte de una organización ambientalista, los fines de semana hace trabajo de reforestación, está buscando la forma de enlazar mineros con ONGs y generar beneficios comunitarios; además es miembro de la Asociación de Ingenieros en Minas Metalurgistas y Geólogos Distrito Sonora, donde es presidente del comité estudiantil y recientemente ganó la presidencia de la Sociedad de Alumnos de minas en la universidad.

No sé si él se convertirá en el mejor minero del mundo, tal vez no, pero puedo decir con toda certeza que puede intentarlo, y va por el camino correcto.

Autor: Gustavo Álvarez
Fuente: El Sol de Hermosillo