Minería en Cuba, una apuesta por el desarrollo sostenible

share on:
Minería en Cuba, una apuesta por el desarrollo sostenible

La Habana (PL) Cuba respalda la tendencia global de garantizar los recursos minerales y su sostenibilidad, por lo que al planificar la extracción es necesario proyectar cómo se recircularán y reincorporarán a las sociedades futuras, afirmó un experto.

En entrevista exclusiva con Prensa Latina, el director general de Minería, de la cartera cubana de Energía y Minas, Juan Ruiz, explicó que a partir de la minería urbana y la economía circular se garantiza el retorno del recurso a la humanidad, y 'que sea realmente sustentable, de lo contrario ni se debe proyectar su extracción'.

Subrayó que los recursos naturales son finitos, por eso es imprescindible su protección 'para que los hijos de nuestros hijos puedan tener minerales'.

De acuerdo con el directivo una de las formas de recuperar es a través de la minería urbana, una actividad realizada por la Unión de Recuperación de Materias Primas, fundada por el Comandante Ernesto Che Guevara en 1961.

Se trata de una entidad encargada de la recopilación de los residuos, donde materias comunes como pedazos de metal, latas de aluminio, cobre, plomo, zinc, elementos básicos y materiales de la construcción se pueden reutilizar.

Aunque Cuba es pionera en este tema, los niveles de recuperación son bajos, comentó y amplió que oscilan entre el 25 y 27 por ciento de los desechos, en cambio en los países desarrollados ese porcentaje se ubica alrededor del 80 por ciento.

PROYECCIONES

Ruiz significó que la minería en la isla está insertada en el eje estratégico de recursos naturales y medio ambiente, y amplió que atraviesa transversalmente cinco sectores: construcción, servicios técnico-profesionales y salud, alimentación, producción de azúcar y sus derivados, y la industria ligera.

Abundó que los programas de desarrollo del país requieren la participación de todos los organismos en función de satisfacer la demanda nacional, sustituir importaciones, obtener productos de mayor valor agregado y lograr encadenamientos productivos.

Todo ello con la capacitación y formación de profesionales competentes en la educación superior como la Universidad Tecnológica de La Habana, la de Pinar del Río y el Instituto Superior Minero Metalúrgico de Moa, este último rector de las carreras afines a la minería.

Nuestras proyecciones contemplan varias aristas, ejemplificó. El grupo empresarial del Níquel (Cubaníquel) -mayor productor de minerales metálicos- está encaminado a dar mantenimiento a las fábricas en producción.

A ello se une la ejecución de un proyecto de ferroníquel capaz de trabajar los minerales que no procesan actualmente las empresas productoras cubanas, y que contempla, además, la parte residual denominada escoria.

La escoria es utilizada como materia prima para la construcción, en la elaboración de ladrillos, bloques y como componente para la producción de asfalto.

Otro proyecto de Cubaníquel es una inversión para garantizar la explotación y transportación de los minerales desde Nicaro y Mayarí hasta Moa.

Todo esto está sustentado en un programa de desarrollo armonizado con las bases del plan nacional de desarrollo económico y social hasta 2030, puntualizó el experto.

Por su parte, el grupo empresarial Geominsal -encargado de las otras producciones mineras-, dirige sus esfuerzos a los programas de desarrollo del dore de oro y plata.

Ruiz recordó que se cumple un año de la entrada en producción de un proyecto de inversión extranjera que produce concentrados de plomo y zinc, en la provincia Pinar del Río.

Geominsal, dijo, también está encaminado a asegurar toda la producción de sal de la isla, y de minerales no metálicos como el carbonato de calcio, cal y zeolita, todos con amplio uso en la vida diaria, y de bentonita, fosforita, magnesita y arena sílice, entre otros.

La zeolita es una asignatura pendiente, pues la demanda resulta baja para las elevadas potencialidades de aplicación como complemento nutricional en la cría porcina y en la agricultura.

Sobre el grupo de Industrias de los Materiales de la Construcción, Ruiz señaló que está enfocado en los áridos y en dichos materiales. Los esfuerzos están concentrados en zonas, tipos de productos y programas del país como la vivienda y producciones locales, y además, en la atención a la Zona Especial de Desarrollo Mariel.

En cuanto a la Industria Alimentaria, es la rectora del programa de desarrollo del agua, con las aguas minerales. Cuba cuenta con múltiples zonas con este tipo líquido que se puede explotar y permitir surtidos diferentes a los ya establecidos como Ciego Montero y Amaro.

También está el programa de recuperar y reciclaje a través de la Unión de Empresas de Recuperación y Materias Primas, del Ministerio de Industrias, que garantiza la economía circular a través de la minería urbana, ya mencionada.

Sin embargo, el directivo comentó que en la minería de Cuba existe una tarea pendiente: los laboratorios.

Subrayó la necesidad de contar con laboratorios certificados como garante de los resultados analíticos de los productos de la minería, exportables o no.

También la necesidad de disponer de equipos modernos como el Espectrómetro de Masa y Emisión con Plasma Inductivamente Acoplado (ICP-MS), que permitiría ampliar el conocimiento de los elementos presentes en los recursos minerales y sus residuos.

Ruiz concluyó el intercambio con una frase del líder histórico de la Revolución cubana, Fidel Castro: 'es doloroso que no seamos prácticamente más que productores de materia prima en el campo de la minería, puesto lo que vale no es tanto el níquel en sí como el níquel cuando se convierte en acero inoxidable, no vale tanto el hierro en sí como cuando se convierte en acero y el acero se dedica a la construcción de equipos'.

Fuente: prensa-latina.cu

Editorial

Read more posts by this author.