La historia de la minería de plata en el mundo comenzó hace unos 5,000 años, según relata The Silver Institute.

La plata se extrajo por primera vez alrededor del 3,000 a.C. en Anatolia, ahora ubicada en la actual Turquía. El metal precioso ayudó a florecer a las primeras civilizaciones del Cercano Oriente y la Antigua Grecia.

Aproximadamente en el 1,200 a. C., el centro de la producción de plata se trasladó a las minas de Laurium de Grecia, donde continuó alimentando los crecientes imperios de la región, incluso proporcionando moneda para la antigua Atenas.

Luego, alrededor del año 100 d.C., el centro de la minería de este metal se trasladó a España, donde las minas se convirtieron en un importante proveedor del Imperio Romano y en un componente comercial esencial a lo largo de las rutas de las especias asiáticas.

Sin embargo, prosigue The Silver Institute, ningún otro evento en la historia de la plata rivaliza con el descubrimiento por los conquistadores europeos de este metal en las Américas después del desembarco de Colón en el Nuevo Mundo en 1492. Los eventos que se desarrollaron en los años siguientes cambiaron la faz de la plata y el mundo para siempre.

La conquista española de las Américas condujo a un aumento en la extracción que eclipsó drásticamente todo lo que había ocurrido antes de esa época.

Entre 1500 y 1800, Bolivia, Perú y México representaron más de 85% de la producción y el comercio mundial de plata, ya que reforzó la influencia española en el Nuevo Mundo y en otros lugares.

Plata

Más tarde, la minería se extendió a otros países, sobre todo a los Estados Unidos con el descubrimiento de Cumstock Lode en Nevada.

La producción continuó expandiéndose en todo el mundo, creciendo de 40 a 80 millones de onzas anuales en la década de 1870.

El período de 1876 a 1920 fue testigo de una explosión  tanto en la innovación tecnológica como en la explotación de nuevas regiones en todo el mundo. La producción durante el último cuarto de siglo XIX se cuadruplicó durante el promedio de los primeros 75 años a un total de casi 120 millones de onzas anuales.

Los nuevos descubrimientos en Australia, América Central y Europa se sumaron a la producción mundial total. Los 20 años entre 1900 y 1920 dieron como resultado un aumento de 50% en la producción mundial y llevaron el total a aproximadamente 190  millones de onzas al año. Estos aumentos fueron impulsados por nuevos descubrimientos en Canadá, Estados Unidos, África, México, Chile, Japón y otros lugares.

Durante la década de 1900, las nuevas técnicas mineras contribuyeron a un aumento masivo de la producción total de ese mineral. Los avances incluyeron perforación asistida por vapor, deshidratación de minas y transporte mejorado.

Además, los avances en las técnicas mineras mejoraron la capacidad de separar la plata de otros minerales e hicieron posible manipular mayores volúmenes de material.

Estos nuevos métodos fueron fundamentales para el aumento del volumen de producción, ya que muchos de los minerales de alta ley en todo el mundo se habían agotado en gran medida a fines del siglo XIX.

Fuente: Opportimes

OutletMinero
Un espacio para generar oportunidades a través del diálogo sobre la actividad minera