Minera Penmont y la Comisión de Ecología y Desarrollo Sustentable del Estado de Sonora (Cedes) sumaron esfuerzos en abril de 2008 para preservar y proteger al berrendo, dado que está en la lista de animales en peligro de extinción.

Estas acciones forman parte del Programa de Conservación y Vigilancia Participativa y de las Políticas de Sustentabilidad de la empresa.

Desde hace 12 años, la empresa y la Cedes; realizan un constante monitoreo para preservar y garantizar la existencia de esta especie endémica de la región. Durante este tiempo el programa de protección ha tenido éxito, ya que ha logrado mantener a la población de berrendos muy por encima de la que existía cuando llegó la instalación de la mina.

Minera Penmont y la Cedes trabajan para lograr la adaptación del mamífero y garantizar las condiciones que permitan su supervivencia. Incluso, en este tiempo crearon una cultura para proteger el berrendo entre la población de la región y los colaboradores de la empresa.

Tras el convenio de Minera Penmont con el organismo ambiental, el cual se renueva cada cinco años, se ampliaron los conocimientos de aspectos biológicos y fisiológicos del berrendo. También se analiza el comportamiento de otras especies como los coyotes, los cuales son sus depredadores naturales.

El berrendo, que se encuentran en la zona del Pinacate y la mayor cantidad de la especie está en el corredor donde se encuentran las instalaciones de La Herradura.

De acuerdo con Minera Penmont, provee a los especialistas de equipo para su trabajo y les apoya con material de última tecnología que facilita el rastreo del mamífero, mediante collares, binoculares, telescopios, camionetas 4×4 así como equipo de cómputo, debido a que en ocasiones se desplazan hacia lugares de difícil acceso.

Con este convenio, Minera Penmont refuerza su compromiso con el cuidado y preservación del medio ambiente como uno de sus ejes fundamentales, cumple a cabalidad con la política de sustentabilidad de la empresa y responde a las normativas estatal y federal que rigen sus operaciones.

Fuente: Proyecto Puente