La minería en México reporta una carga impositiva de 52.68 por ciento comparado con otros países mineros de América, tales como Estados Unidos, Canadá y Chile, Perú, según un reporte de la consultora PWC sobre carga fiscal en el sector.

De acuerdo con el estudio, la tasa impositiva en México es poco competitiva frente a otros destinos mineros como Arizona, en Estados Unidos, que tiene una carga impositiva de 30.17 por ciento; Ontario, Canadá, con 34.61 por ciento; Chile, de 35.66 por ciento, y Perú, con 39.93 por ciento.

Aunque las cifras definitivas de 2020 del sector minero serán dadas a conocer en abril por parte de la Cámara Minera de México (Camimex), el organismo adelantó a MILENIO que en los últimos cinco años únicamente la actividad minera (excluyendo petróleo) ha contribuido con más de 161 mil millones de pesos en impuestos.

En una misiva, la directora general de la Cámara, Karen Flores Arredondo, señaló que las empresas que operan en México pagaron 30 mil 374 millones de pesos en ISR y en derechos, lo que significó 357 millones de pesos más que en 2019.

Cabe recordar que el tema de las contribuciones de la industria es uno de los que tiene enfrentada a la industria minera, especialmente la canadiense, con el presidente Andrés Manuel López Obrador, quien ha hecho frecuentes referencias al bajo pago de impuestos en sus conferencias mañaneras.    

Al respecto, Camimex señaló que al comparar el monto de ISR (como proporción del PIB) de toda la industria, más los derechos pagados de minería, “la participación más alta corresponde a la ésta, con 10.6 por ciento. En segundo lugar está la manufactura, con 7.4 por ciento, y en tercero la generación de electricidad, con 6.1”.

Flores señaló que la minería es una actividad esencial para la economía nacional y el bienestar en zonas remotas del país (212 municipios en 25 entidades) y “muchas veces es la única opción de sustento económico y un brazo de apoyo de los gobiernos”.

Y ADEMÁS

RECUPERARÁN MÁS DE 100 MIL VIVIENDAS

La Secretaría de Desarrollo Agrario, Territorial y Urbano (Sedatu) y el Instituto del Fondo Nacional de la Vivienda para los Trabajadores (Infonavit) prevén para 2024 recuperar 100 mil 345 casas abandonadas en el país con el objetivo de mejorar el entorno de las familias y su comunidad. El titular de Sedatu, Román Meyer, indicó que entre los conflictos que hay para la recuperación hay temas legales y administrativos. Para este año estiman recuperar 13 mil viviendas, mientras que para 2022 esperan que la cifra aumente a 23 mil, 27 mil en 2023 y cerrar el sexenio con 35 mil más.

Fuente: milenio.com