La Cámara Minera Mexicana (Camimex) llamó al gobierno a brindar certeza a los inversionistas mientras el sector enfrenta las consecuencias del COVID-19.

La incertidumbre sobre las políticas planificadas por el presidente Andrés López Obrador (AMLO) ha impactado negativamente la inversión en un momento complejo para la industria, que ha debido adaptarse a los protocolos sanitarios relacionados con la pandemia, señaló el titular de la agrupación, Fernando Alanís Ortega, durante la publicación del informe anual 2020 de la entidad.

Las operaciones en la gran mayoría de las minas estuvieron detenidas por aproximadamente dos meses para cumplir con las cuarentenas impuestas en México, y se reanudaron recién a fines de mayo después de que el sector fuera declarado esencial.

¡Actualízate con nuestro canal de Telegram!

Sumadas a anteriores caídas en los precios de los metales industriales, las suspensiones se tradujeron en una pérdida de producción cercana a US$2.000 millones, cifra imposible de recuperar en el corto plazo, precisó Alanís en el evento.

La pandemia también ha sembrado dudas acerca de los planes de inversión, agregó.

PANORAMA MÁS AMPLIO

Si bien el COVID-19 asestará un duro golpe a la industria en 2020 y probablemente en los años siguientes, en el último tiempo la inversión se ha mantenido muy por debajo de los US$8.040mn registrados en 2012 y la incertidumbre política continúa como uno de los principales desafíos en la actualidad, según la Camimex.

El gasto se desplomó a un mínimo reciente de US$3.750mn en 2016, para luego repuntar a US$4.905mn en 2018. Sin embargo, la cifra volvió a retroceder a US$4.670mn en 2019, primer año completo del mandato de AMLO.

“México ha perdido atractividad como destino de la inversión en la minería. Eso es un hecho y tenemos que trabajar fuertemente en recuperar esta atractividad”, manifestó Alanís en el evento.
Fuente: Informe Anual 2020 Camimex
“Una política pública con visión de largo plazo [para el sector] sin duda podría hacer que México repuntara rápidamente otra vez como país atractivo, en la medida que cualquier política pública dé certidumbre de inversión a largo plazo”, agregó.

La seguridad fiscal y jurídica son prioridades fundamentales para la industria, ya que las nuevas minas generalmente requieren inversiones en torno a US$400mn y US$500mn y generan rentabilidad solo dentro de 15 a 20 años, indicó Alanís.

CONSECUENCIAS DEL COVID-19

Si bien la cámara había proyectado un leve repunte en la inversión minera para 2020 y anticipaba unos US$4.980mn, la cifra estaba basada en presupuestos anteriores a la pandemia.

“Obviamente esta cantidad se va a ver mermada, principalmente por la cuestión de la pandemia. Todavía no tenemos indicadores que nos digan que tanto se va a afectar”, indicó el representante de la cámara.

La inversión extranjera directa (IED) en la industria minera metálica mexicana aumentó 50% en el primer trimestre en comparación con el mismo período del año pasado, pero esto fue antes de las cuarentenas aplicadas por el COVID-19.

El gasto en exploración, vital para la viabilidad de la industria en el largo plazo, también se verá afectado.

Se preveía una notable caída de la inversión en 2020, de US$536mn del año pasado a unos US$399mn, pero los presupuestos se reducirán aún más debido a la emergencia sanitaria.

En particular, la cámara ha experimentado una baja en el número de empresas júnior de exploración que operan en el país.

“Hemos visto una reducción muy importante, de más de 150 empresas pequeñas que ya no están en México. Eso sí es preocupante”, admitió Alanís.

Varios proyectos han sido cancelados o postergados, agregó sin dar mayores detalles, pero indicó además que no está claro cuántas de las decisiones obedecieron al COVID-19 o la incertidumbre de la inversión.

La cámara no ha registrado ningún cierre permanente de minas como consecuencia de la pandemia y algunas operaciones se han detenido este año por razones económicas o por agotamiento de reservas.

PRECIOS DE METALES AL ALZA

Un área positiva para las mineras de México es el reciente repunte del precio de los metales. El oro superó los US$2.000/oz por primera vez a principios de agosto, mientras que la plata, el cobre y el zinc también han ganado terreno.

No obstante, con respecto a los precios de los metales preciosos, no está claro cuánto durarán estos buenos tiempos.

“Son situaciones que no tienen un sustento más que en la incertidumbre y en la especulación y no sabemos si pueden ser duraderos [estos precios], pero por el momento están ayudando”, concluyó Alanís.

Fuente: Bnaméricas

OutletMinero
Un espacio para generar oportunidades a través del diálogo sobre la actividad minera