El cierre de las operaciones de la Mina de Bismark en Ascensión se debió a que se agotó el yacimiento de zinc, plomo, cobre y algo de plata, por lo que ya no es rentable su operación y aunque se da en el marco del Covid-19, no tiene nada que ver con éste, señaló ayer el director del Clúster Minero de Chihuahua, Gerardo Durán Alarcón.

Enfatizó que incluso en el 2015 se había pensado cerrar la mina en la que trabajaban ahora unas 900 personas, pero en ese tiempo con un golpe de suerte le pegaron a una nueva veta, pero ya no es viable la operación.

Durán Alarcón rechazó las posturas que han tomado algunos políticos en torno al cierre, lo cual no cabe en esto “porque simplemente ya no hay para más, se agotaron todas las instancias y el tiempo para darle más”.

Reiteró que ya se generaron cuestiones políticas adoptando posturas de que “hay que hacer algo”, pero en realidad ya no es viable esa operación. La empresa inició operaciones en 1989 a 50 kilómetros de la cabecera municipal de Ascensión, Bismark empezó a instalarse desde 1989 como subsidiaria de Industrias Peñoles con la extracción de cobre y plomo, pero principalmente de zinc.

Era una operación minera subterránea y era una de las más importantes en el país en producción de zinc con leyes promedio de 6.4% y aportaba un 15 por ciento a de la producción nacional.

Fotografía de Radiza, Valor Chihuahuense

Bismark cuenta con una capacidad de molienda de dos mil toneladas por día, según datos del Clumin.

El director del Clúster Minero de Chihuahua observó que no deja de ser lamentable el cierre y que haya gente que se quede sin empleo, aunque el despido se hará con todas las indicaciones de ley y eso les permite una certidumbre económica a los trabajadores.

Informó que ya se ofrece diversas alternativas a los empleados, de tal suerte que a los 400 sindicalizados que se les terminó su contrato, se les ofreció que sigan trabajando para el proyecto de San Julián de Fresnillo PLC, Filial de Peñoles en Guadalupe y Calvo.

¡Actualízate con nuestro canal de Telegram!

La empresa también sigue realizando exploraciones en la zona buscando nuevos yacimientos y es también probable que se ocupe a los mismos empleados y tengan una nueva oportunidad laboral.

Indicó que es lamentable que alrededor de 900 personas se queden sin empleo en la región de Ascensión, pero sin dinero no se van a quedar, ya que serán liquidados conforme a la ley y dado sus niveles salariales altos, serán bien recompensados.

También se activan los protocolos del cierre en donde la compañía ayudará a los habitantes a desarrollar proyectos productivos alternos a las operaciones mineras, a fin de que pueda seguir activa la economía de la región. Indicó que no se dejará en estad vulnerable a la comunidad y se le apoyará con tora responsabilidad social para que continúe económicamente viva esa comunidad.

Finalmente, el director del Clúster Minero de Chihuahua reiteró su rechazo a la intromisión política en este cierre y se busque culpable del cierre, cuando este finiquito se debe específicamente a que la veta no da para más.

Fuente: El Diario de Chihuahua

OutletMinero
Un espacio para generar oportunidades a través del diálogo sobre la actividad minera