México se posiciona para experimentar un auge en producción de plomo y zinc en 2020 a pesar de los enormes problemas asociados a la pandemia del COVID-19.

Las mineras locales dominantes en el segmento de metales industriales podrían aportar una producción combinada sustancialmente más alta, cuyo crecimiento se explica por un repunte en la mina Peñasquito de Newmont y el escalamiento de las operaciones de Industrias Peñoles y Southern Copper; sin embargo, este repunte productivo no podría llegar en peor momento para el sector.

La disminución de la demanda vinculada a una inminente recesión mundial asociada al coronavirus ha llevado los precios de ambos metales a tocar niveles mínimos en varios años, mientras la propagación de los contagios y las acciones del gobierno para controlarlos amenazan con interrupciones operacionales importantes.

México fue el quinto mayor productor mundial de plomo en 2019, con un volumen estimado de 240.000t, y el sexto en zinc, con 690.000t, según el Servicio Geológico de EE.UU.

PLOMO

Las cuatro principales mineras de plomo que cotizan en bolsa de México produjeron 152.489t del metal el año pasado, frente a las 160.677t en 2018; no obstante, su producción podría aumentar 27,8% en 2020 a 194.920t, la más alta en al menos cuatro años.

La razón principal de esta tendencia es el sólido desempeño del activo Peñasquito de Newmont después de que sus operaciones se vieran afectadas por bloqueos en 2019.

La compañía estima que la mina de oro primario producirá 90.720t de plomo este año, casi el doble de los 48.989t de 2019, lo cual pondría a Newmont en la cima de los productores del metal.

Peñoles reportó 84.332t de plomo el año pasado, poco más que en 2018. La empresa no da a conocer estimaciones de producción. BNamericas calcula un aumento de 88.632t en 2020.

La cifra toma en cuenta medio año de producción —o 4.300t— de la mina de US$334mn de Minera Capela, volumen que irá en aumento después de iniciar operaciones en febrero, más una producción sin variaciones de otros activos de la compañía.

BNamericas también estima una producción invariable (15.568t) para Minera Frisco este año, luego de que la empresa con sede en Ciudad de México experimentara un reducción a 17.279t en 2018 (Frisco no emite estimaciones).

First Majestic Silver no producirá plomo este año después de suspender todas las operaciones del metal en 2019. El volumen cayó de 7.319t en 2018 a 3.600t.

ZINC

Los principales cuatro mineras de zinc de México también registraron un descenso en 2019, al pasar de 557.353t a 498.627t. Se prevé un aumento de 27,0% este año a 633.262t.

La mayor parte del aumento vendrá de Peñasquito, que pasará de producir 84.823t el año pasado a 192.780t. La mina registró 144.336t de zinc en 2018.

El volumen de Peñoles también se verá favorecido por el aporte de medio año (20.000t) de producción de Minera Capela, y BNamericas estima que la cifra se mantendrá sin variación en las otras minas de la compañía, todas ubicadas en México.

Southern Copper también proyecta un mayor aporte de zinc para 2020, en torno a 80.600t, en comparación con las 73.922t del año pasado y las 70.778t de 2018.

La tendencia refleja un año completo de operaciones en la mina San Martín luego de que reanudara su funcionamiento con una inversión de US$87mn en el activo luego de una huelga de 11 años.

Se espera que San Martín produzca 20.000t anuales de zinc, sumadas a 2,8Moz anuales de plata, 8.000t anuales de cobre y 1.000t anuales de plomo.

Por último, BNamericas supone una producción estable para Minera Frisco, que reportó 47.591t en 2019, frente a las 52.601t del año anterior. La producción de zinc de la compañía ha venido cayendo durante tres años consecutivos.

Análisis en un escenario desafiante

La pandemia del COVID-19 plantea tres principales complicaciones para las mayores mineras de zinc y plomo de México.

La primera es la debilidad de los precios. La demanda de metales industriales disminuye conforme los gobiernos van imponiendo bloqueos destinados a reducir la propagación del virus.

Ambos metales se cotizan en torno a niveles mínimos en cuatro años; el zinc por debajo de US$0,85/lb (US$1.874/t), menos que los US$1,00-1,40/lb del año pasado; mientras que el plomo se aproxima a US$0,75/lb después de fluctuar alrededor de US$0,90/lb en 2019.

Si bien, las principales mineras no contemplan nuevos proyectos importantes en 2020, la debilidad sostenida de los precios del plomo y el zinc y otros metales como el cobre y la plata podría obligarlas a suspender operaciones y asumir pérdidas para conservar caja.

El segundo problema es el posible impacto directo en la salud de los trabajadores. Si bien, la ubicación remota de muchas minas mexicanas ofrece cierta protección contra el coronavirus, es poco probable que esto dure para siempre.

Los casos confirmados de COVID-19 en la fuerza laboral o en comunidades cercanas podrían conducir a suspensiones prolongadas.

En tercer lugar, las medidas impuestas por el gobierno para controlar la pandemia, sea a nivel federal o estatal, podrían provocar la interrupción de operaciones mineras, posiblemente durante meses.

Fuente: Bnamericas

Editorial

Related post

Subscribe to Outletminero

Subscribe to our newsletter to receive our latest news.

Great! Check your inbox and click the link to confirm your subscription
Please enter a valid email address!
You've successfully subscribed to Outletminero
Great! Next, complete checkout for full access to Outletminero
Welcome back! You've successfully signed in
Success! Your account is fully activated, you now have access to all content.

0 results found in this keyword