La Escuela Nacional de Ciencias de la Tierra (ENCiT) comienza actividades para recibir a la primera generación de las dos licenciaturas que impartirá a partir del semestre 2021-1, lo que por el momento será a distancia debido a la actual contingencia sanitaria.

“Vamos a empezar en septiembre con las carreras de Ciencias de la Tierra y Geografía Aplicada y esperamos alrededor de 120 alumnos, aunque el proyecto a mediano y largo plazos es llegar hasta dos mil 500”, destacó José Luis Palacio Prieto, director de la nueva Escuela universitaria.

“La primera licenciatura ya se cursa en otras instancias foráneas de la UNAM, pero nosotros vamos a impartir el plan de estudios de la Facultad de Ciencias, el cual fue actualizado recientemente. En el caso de Geografía Aplicada ésta es totalmente nueva en Ciudad Universitaria, porque sólo la ENES Mérida la tiene como oferta académica desde hace dos años”, indicó.

Para cada uno de los dos primeros semestres, Ciencias de la Tierra comprenderá cinco asignaturas, mientras en Geografía Aplicada serán siete.

Para arrancar, precisó el geógrafo, hay una planta académica integrada por una variedad muy grande de especialistas: geólogos, geógrafos, economistas, químicos, matemáticos, expertos en cómputo, hidrólogos, climatólogos y físicos.

“Buscamos integrar un cuerpo docente con jóvenes que ya cuentan con estudios de posgrado y tienen una formación muy sólida en docencia e investigación, así como con profesores con una larga experiencia.”

Esto es importante porque estas carreras requieren del apoyo de una gran variedad de especialistas para formar profesionales con un enfoque multidisciplinario e interdisciplinario, afirmó.

¡Actualízate con nuestro canal de Telegram!

Dijo que el objetivo de la Escuela es poder tratar estos temas que tienen que ver con el funcionamiento en general del planeta, entendido como un sistema complejo compuesto de diferentes esferas o subsistemas.

Bases y profundización

En el caso de Ciencias de la Tierra es una carrera con una duración de ocho semestres en los que los jóvenes primero tendrán una formación en ciencias básicas: matemáticas, física, química y temas de computación.

Con base en esta preparación eligen un campo de profundización en Ciencias de la Tierra: ambiental, tierra sólida (enfocado a la geología y la geofísica), temas atmosféricos, hidrología y ciencias planetarias.

Palacio Prieto comentó: “Aunque los egresados de esta licenciatura tendrán un grado de especialización, la idea es que también posean la capacidad de ver a la Tierra en su conjunto”.

La de Geografía Aplicada está muy ligada con Ciencias de la Tierra, pero la diferencia básica es que se enfoca en resolver problemas donde hay participación de la sociedad, apuntó.

“De modo que el egresado de esta carrera será capaz de identificar aquellos que afecten a la población, analizar sus componentes, abordarlos y darles respuesta con las herramientas tecnológicas y conceptuales con las que cuente.”

La carrera está enfocada en temas muy actuales que requieren la intervención de científicos de la Tierra y geógrafos, como riesgos sanitarios para saber la ubicación de zonas con mayor número de contagios, o riesgos meteorológicos como inundaciones y huracanes a fin de conocer qué población está más expuesta o es más vulnerable de acuerdo con el lugar donde viven, refirió.

Quienes cursen cualquiera de las dos licenciaturas, al egresar tendrán también la formación para continuar estudios de posgrado, enfatizó.

El 31 de enero de 2018, el H. Consejo Universitario aprobó la creación de la ENCiT en Ciudad Universitaria. Por ahora la sede física de ésta será el edificio anexo del Instituto de Geografía, pero se espera que el próximo año ya esté terminada su edificación en el campus universitario.

La propuesta de formar esta Escuela estuvo a cargo de los institutos de Geografía, Geología, Geofísica, Ecología, y Ciencias del Mar y Limnología, Ecología, así como del Centro de Ciencias de la Atmósfera y la Facultad de Ciencias.

Fuente: Gaceta UNAM

OutletMinero
Un espacio para generar oportunidades a través del diálogo sobre la actividad minera