La Asociación Mexicana de Hidrología concluyó el estudio sobre el acuífero de Cuernavaca, solicitado por la minera Esperanza Silver de México, y confirmó que el cuerpo tiene agua en abundancia y es de los más sanos del país, por lo que el uso de apenas 0.28% de la disponibilidad del líquido por actividad minera, no significaría mayor riesgo para la dotación en la zona.

La fase de estudios de factibilidad que generarán la información suficiente para cumplir con la normatividad que requiere la solicitud de manifiesto de impacto ambiental que es requerida para iniciar la explotación minera en el estado continuará todo este año, expusieron representantes de la empresa que expusieron su confianza en que, una vez que se complete toda la información técnica sobre el proyecto, la Secretaría de Medio Ambiente y Recursos Naturales, Semarnat, del gobierno federal, recibirá el estudio de impacto ambiental y podrá autorizar la operación minera que significa una inversión de casi 10 mil millones de pesos.

El 2021, explicaron, será un año para realizar los estudios de geotecnia, que son los principales para garantizar la salvedad de la actividad extractiva; también se realizarán análisis de mecánica de suelos para confirmar la información técnica que ya se tiene e integrarla al grueso de la información con la que se solicitaría la manifestación de impacto ambiental y el año entrante poder iniciar operaciones formales.

La empresa expresó su confianza en obtener todos los permisos de las autoridades “porque se están cumpliendo todos los requisitos que exige la norma ambiental mexicana, y además los que establece la Organización de las Naciones Unidas como mejores prácticas para la minería en la agenda 2030”.

Adicionalmente, los representantes de Esperanza Silver aseguraron que mantienen el compromiso social con la comunidad, y reiteraron que se trata de un proyecto empresarial incluyente y que tendrá un impacto económico como pocos en el estado ya que el igual que otros polos mineros, Morelos verá incrementado su desarrollo y producto interno bruto con la contratación de muchos trabajadores formales de forma directa, y la integración de cadenas de valor para las industrias de la construcción, transportista, alimentaria, de servicios y hasta de seguridad.


Fuente: elsoldecuautla.com.mx