Expertos detallaron los principales desafíos que enfrentará el sector minero mexicano en 2021, año en que se espera que la industria tenga un papel preponderante en la reactivación económica tras los confinamientos.

Los principales problemas para el sector son las actuales complicaciones sanitarias asociadas a la pandemia del COVID-19, según los panelistas de la conferencia Mexico Mining Forum, organizada por Mexico Business Events.

La mayoría de las minas y proyectos paralizaron sus faenas durante dos meses para luego reanudarlas bajo estrictos protocolos a principios de junio, después de que la minería fuera considerada actividad esencial.

Los cambios legislativos y una falta de conocimiento del sector son obstáculos importantes para la inversión en la industria, plantearon participantes del evento en línea.

RETOS LEGISLATIVOS

En los últimos meses se han planteado en México una serie de propuestas legislativas con potenciales impactos negativos en el sector minero.

“Otro reto que tenemos son todas esas nuevas iniciativas legislativas que nos impactan, ya sea de manera directa o indirecta”, advirtió Fernando Alanís, presidente de la cámara minera Camimex.

“Directa, porque ha habido iniciativas para tratar de subir los impuestos a nivel estatal o a nivel federal. Indirecta, como son las iniciativas del outsourcing, las iniciativas de la industria eléctrica, que son muy transversales para todo el sector industrial, pero que tienen un impacto sobre la competitividad de la industria en México, y la minería no es ajena a ellas”.

La Cámara de Diputados de México recibió en enero una propuesta de un legislador del partido oficialista Morena orientada a revisar los derechos pagados por concesiones mineras. Planteaba reemplazar los derechos por hectárea por cargos potencialmente mucho más elevados vinculados a los volúmenes de producción.

Los gobiernos estatales, como el de Zacatecas, también han promovido impuestos ambientales dirigidos principalmente a empresas mineras.

Otra importante iniciativa legal se refiere a la decisión de nacionalizar la emergente industria del litio del país.

Presentada por el senador Alejandro Armenta Mier, de Morena, la moción plantea que el metal de grado de batería sea considerado propiedad exclusiva de la nación y su producción sea controlada por el Estado.

“En caso dado de que eso continúe adelante —en este momento todavía está en standby—, pudiera sentar un precedente muy fuerte para la industria en el país, y llegar primero a este elemento metálico”, indicó el presidente del colegio de ingenieros de minas CIMMGM, Armando Alatorre, durante el evento.

“Pero pues de ahí pudiera venir una serie de cambios que no necesariamente van a ayudar a la industria, sobre todo cuando vemos una iniciativa que está redactada con mucha información carente de un sustento técnicamente correcto”.

Si bien México no es productor de litio actualmente, eso cambiará cuando Sonora, proyecto US$420mn de Bacanora Lithium y Ganfeng Lithium, comience la producción comercial a partir de 2023.

Si bien es poco probable que las concesiones vigentes, como la de Sonora, se vean afectadas por la legislación, la propuesta sí impondría mayores restricciones a nuevas concesiones.

FALTA DE CONOCIMIENTO

Otro problema es el "profundo desconocimiento" de la importancia de la industria minera, indica Alanís.

“Hemos estado trabajando para tratar de posicionar la verdadera imagen del sector minero”, agregó.

“Hay gente que manipula por intereses particulares, hay otros que sinceramente lo desconocen y nada más replican cosas sin conocimiento”.

PROBLEMAS SANITARIOS

La pandemia del COVID-19 sigue siendo un gran escollo para las empresas mineras en México.

En muchos casos, los nuevos protocolos sanitarios han limitado el número de trabajadores permitidos en los sitios y las restricciones de acceso a operaciones mineras también han causado retrasos en proyectos en América Latina.

Desde que comenzó la pandemia, las empresas se han centrado en la salud de sus trabajadores y las comunidades contiguas a los proyectos, así como también en la capacidad de mantener operaciones ininterrumpidas.

“La pandemia no ha terminado y hay que continuar mejorando, continuar siguiendo el proceso de las vacunas, que es algo infinitivamente importante y relevante este año”, señaló en el evento la directora de sustentabilidad y relaciones públicas de Agnico Eagle Mines, Paola Cazares.

Fuente: Bnamericas