A partir de este 30 de Noviembre el Complejo Minero y la planta procesadora propiedad de la empresa canadiense Great Panther Mining Limited, ubicadas en Guanajuato capital, comenzaron el proceso de cierre con la disminución de actividad que se reducirá a únicamente actividades de cuidado y mantenimiento de las distintas instalaciones.

El cierre paulatino de la actividad en el Complejo minero fue confirmado a Correo por Mariana Fregonese, vicepresidente de Responsabilidad Social y vocera de la empresa minera Great Panther, quien dijo no poder dar mayor información sobre el asunto. Apuntó que el cierre será recién comenzó y será progresivo. Además, precisó que aún no se tiene el dato preciso de cuantos empleados se verán perjudicados con esta situación.

Por otro lado, explicó que, desde el 3 de noviembre, la empresa emitió un comunicado anunciado el cierre paulatino de actividades señalando la causa, la cual apuntó Fregonese el no contar con el permiso respectivo para expandir el almacenamiento de jales en la Presa Jolula, la cual es pate del complejo minero.

Permiso que aseguró fue solicitado ante la Comisión Nacional del Agua (CONAGUA) pero hasta el momento no ha sido autorizado por lo que no pueden continuar operando y por ello cierre de actividades se mantendrá de manera indefinida, reactivándose una vez que reciban dicha autorización.

“La empresa ha decidido poner en cuidado y mantenimiento sus minas en Guanajuato y su planta procesadora a finales de noviembre. Esto es debido a que la compañía no ha obtenido aún un permiso de la Comisión Nacional del Agua (CONAGUA) para expandir el almacenamiento de jales en su Presa Jolula, parte del Complejo Minero. Durante la etapa de cuidado y mantenimiento la empresa continuará trabajando de manera proactiva con CONAGUA para la obtención de dicho permiso”, así se lee en el comunicado emitido por la empresa canadiense anunciado el cierre.

Las minas que cierran actividad son San Ignacio, el Complejo Guanajuato y la planta de proceso ‘Jolula’, ubicada en la ex Hacienda de Bustos, también conocida como ‘Cata’.

Cabe señalar que algunos mineros han manifestado preocupación pues la detenerse la activada en las minas en las que trabajan perderán su ingreso económico.

Suman cierres en el estado

La franja de empresas instaladas sobre la carretera federal 45, en el tramo Villagrán-Salamanca que en los años 80s y 90s dieron el nombre de Salamanca ciudad industrial, prácticamente se ha extinguido. Negromex, Fertimex, Quidesa, Tekchem y ahora Univex se les recuerda por la bonanza económica que trajeron al municipio, solo después de las entonces para estatales Pemex y CFE.

El secretario general vitalicio de la CTM, Carlos Muñoz Mosqueda, en diversas declaraciones ha informado que la debacle de las empresas del sector se vino dando desde que la refinería local dejó de proveerles materia prima y de ahí incluso comenzó la disminución de las fuentes de empleo sindicalizadas.

El Centro de Investigaciones Interdisciplinarias de ciencias y humanidades, de Guadalupe Valencia García, destaca que las empresas Univex. Fertimex y negromex, ubicadas en Salamanca sobresalían como las importantes a nivel estatal, ésta junto con Química Central y Resinas Sintética de León, en los 90s ocupaban el 13 por ciento de los trabajadores de la entidad y eran los mejor remunerados y contaban con mayores niveles de calificación.

Por otro lado, la empresa Univex y su filial Sales del Bajío, iniciaron el proceso de cierre de sus instalaciones, que tenían más de 45 años en esta localidad.

Jesús Galván Rodríguez, gerente de capital humano de la empresa UNIVEX S.A confirmó que cerrarán en su área de producción de caprolactama y su filial Sales del bajío por lo que efectivamente se ha iniciado el proceso de despido de cerca de los 200 trabajadores. Sin embargo, precisó que el área de fertilizantes seguirá operando, por lo que los trabajadores de esta área se mantendrán, se estiman pudiera tratarse de casi 200.