Guanajuato Silver pretende convertirse en productor en México dentro de unos meses, tras adquirir la suspendida mina El Cubo, de manos de Endeavour Silver.

Guanajuato –anteriormente denominada VanGold Mining– está renovando la planta El Cubo, que procesará material de la mina y del proyecto Pingüico ubicado a 8km de distancia, dijo a BNamericas el presidente ejecutivo de la firma, James Anderson.

Si bien una evaluación económica preliminar describía los recursos para una vida útil inicial de siete años, la compañía buscará establecer una operación de larga duración en El Cubo, que ha producido en forma intermitente durante unos 200 años.

Además de El Cubo, la compañía planea consolidar activos en el histórico distrito minero de Guanajuato y hacerse con una posición como productor de plata de tamaño mediano.

BNamericas: ¿Cuáles son sus planes para El Cubo y Pingüico?

Anderson: El Cubo ha estado en funcionamiento de manera intermitente durante unos 200 años. Es un activo famoso y de larga duración en los círculos mineros mexicanos.

Lo vemos como si tomáramos la batuta en una procesión de siglos de personas que han tenido la responsabilidad de explotarla.

Creo que la minería se llevará a cabo durante otros 200 años.

El Cubo se cerró en 2019. Lo que nuestros equipos están haciendo en el terreno es principalmente trabajar para renovar el molino. No se trata de una reconstrucción. Realmente es un gran proyecto de mantenimiento. Compramos dos trituradoras. Desmontamos los tres molinos de bolas y ahora es nuestro trabajo volver a montarlo todo sin que falten piezas.

Esperamos volver a estar en funcionamiento en el cuarto trimestre.

La evaluación económica preliminar, de Behre Dolbear, prevé una vida útil de siete años en los recursos que tenemos en El Cubo.

Eso es muy útil para nosotros. Ellos establecieron dónde podemos buscar esos recursos y, hasta cierto punto, qué tan bien definidos están, algo que profundizaremos.

Pingüico es realmente un proyecto de exploración hoy, excepto que estaba en producción hace 100 años y era una mina de muy alta ley. Lo que nos queda allí en el plazo inmediato son dos acopios.

Una es una reserva superficial que se desperdició hace 100 años o más, y la otra es una subterránea que fue diseñada como reserva de baja ley hace 100 años, pero entre lo que antes se consideraba baja ley y lo que se piensa ahora hay importantes diferencias.

Hicimos una muestra a granel de 1.000t en el acopio de superficie, por lo que tenemos la confianza de que hay aproximadamente 105g/t de plata equivalente en ese material.

Es una ley moderada, pero está a solo 8km por carretera desde nuestro molino, y en la superficie. No hay que minar ni explotar, simplemente recogerlo con un cargador frontal, ponerlo en la parte trasera de un camión de 20t, conducirlo 8km y pasarlo por el molino.

Podemos ganar algo de dinero con eso. Debido a moderada ley no vamos a hacer una fortuna con ella, pero nos da lo que mi socio mexicano Hernán Dorado, ingeniero de minas, llama el oxígeno que necesitamos para levantarnos y estar moviendo material, no solo de Pingüico, pero mejor ley de El Cubo, y no vamos a pedirle a la mina El Cubo que nos dé 1.500t/d [de material], como hicieron los dueños anteriores.

Es una mina fantástica, pero es un sistema epitermal del centro de México muy típico, por lo que estas vetas tienen entre 1,0m y 1,5m de ancho. Son de buena calidad, pero no puedes pedirle a la mina que te dé tanto tonelaje a diario. En algún momento te quedarás sin material. Operar todo el sistema a 750t/d es un plan mejor y tomaremos la mitad de eso de El Cubo y la otra mitad de Pingüico.

Agregaremos recursos mensualmente para darnos más flexibilidad.

BNamericas: ¿Cómo ve el potencial a largo plazo de los activos y cuáles son sus planes de exploración?

Anderson: A más largo plazo en El Cubo, siempre que no intentes sacar todo el material demasiado rápido, esta mina va a durar mucho tiempo. El recurso que tenemos se deriva de 19 vetas, por lo que hay muchos lugares para buscar material adicional.

Mucha gente miró EL Cubo y dijo: “Endeavour Silver lo va a acabar, no debe quedar mucho”. Pero la gente decía eso de El Cubo a finales de los noventas y en los setentas y también en los cincuentas. Creo que sería el colmo de la arrogancia pensar que hemos encontrado todo el material que tenemos a nuestra disposición.

En Pingüico, después de que la mina se cerrara en 1913 por la Revolución Mexicana, nunca tuvo la oportunidad de volver a ponerse en marcha. Muchos grupos, en su mayoría mexicanos, han intentado reactivarla. En la mayoría de los casos se quedaron sin capital.

Es principalmente un proyecto de exploración en este momento, pero podemos ir por la vía subterránea.

Podemos caminar por la galería de acceso 4 durante unos 800m y ver toda la explotación minera que tuvo lugar hace 100 años, y ahora, gracias a que restablecimos el tiro de Pingüico hasta la galería de acceso 7, podemos recorrerla por aproximadamente 1km.

Podemos ver un montón de la antigua minería, podemos ver parte del material de la veta, hemos muestreado el canal y estamos perforando desde uno de los cortes transversales de la galería de acceso 4. Compramos nuestro propio taladro, lo que la mayoría de las júniors no hacen. Creemos que es una declaración real sobre nuestro deseo de estar en la zona de Guanajuato durante mucho tiempo.

Planeamos perforar 10.800m en ambos proyectos durante los próximos 12 meses.

BNamericas: Usted ha dicho que la adquisición de El Cubo será un catalizador para el crecimiento. ¿Puede explicarme su visión a largo plazo de la empresa y el enfoque de fusiones y adquisiciones?

Anderson: La primera vez que fui a Guanajuato vi que había cuatro molinos operando en el área y ninguno de ellos estaba lleno.

Me llamó la atención de inmediato la posibilidad de una consolidación corporativa dentro de este campamento minero de 480 años. No hay nada que impida que continúe siendo un importante productor de oro y plata en las décadas e incluso siglos venideros.

Hemos cambiado el nombre de la empresa a Guanajuato Silver Company, y eso hace una declaración sobre dónde queremos estar.

Gracias a mis socios mexicanos, la gente principalmente mexicana que hemos atraído a la empresa, tenemos más posibilidades que nadie de consolidar las minas en la región.

BNamericas: ¿Qué opina de México como jurisdicción minera?

Anderson: En México se produce más plata que en cualquier otro país. Lo más importante para mí es ¿qué tan rápido puedes hacer las cosas? Desde el descubrimiento hasta la producción en estos días, en realidad son unos 18 años. Vamos a esforzarnos mucho para que todo funcione rápidamente.

En Guanajuato hay una famosa universidad minera. Yo diría que probablemente la mitad de nuestro equipo en México se graduaron allí, donde se enorgullecen de su historia minera.

Todas las demás empresas de expatriados que hacen negocios en México invariablemente se jactan de todos los mexicanos que están contratando, pero no ponen a ningún mexicano a cargo. Nuestro director de operaciones es mexicano, tenemos dos mexicanos en nuestro directorio.

Esto lo van a operar desde Guanajuato, en Guanajuato por mexicanos, y eso no solo será una gran diferencia en comparación con otras empresas, sino una gran ventaja.

BNamericas: ¿Hay riesgo político en México?

Anderson: Me preocuparía la política en cualquier parte del mundo. ¿Me preocupa la política en México? Absolutamente.

El presidente mexicano es populista y socialista. Hay nuevas políticas fiscales en el país, que son una tarea en desarrollo. No sabemos cuál es el resultado final.

Pero todos los gobiernos del planeta están en quiebra, así que es una pregunta cómo va a gestionar cada gobierno. No tengo la respuesta, pero preferiría minar en México con el Gobierno mexicano y el paraguas de reglas y regulaciones locales que en cualquier otra jurisdicción minera en este momento.

BNamericas: ¿Cuáles son las proyecciones para Guanajuato Silver?

Anderson: En el negocio de la minería durante los últimos 25 años siempre ha sido cuestión de tamaño. Ser más grande. Pero una gran empresa minera tiene más desafíos en términos de rentabilidad.

Queremos poner la calidad de las onzas por encima de la cantidad y anteponer la rentabilidad al tamaño. Queremos devolver la calidad a la comunidad y ser buenos administradores, y ser una empresa con buena sostenibilidad, tanto ambiental como social y económicamente. Pensamos desde la perspectiva de una empresa mediana que será más fácil de hacer.

Incrementaremos la producción de plata equivalente a 2 millones de onzas anuales (Moz/a) y tenemos que crecer a partir de ahí.

Ese nivel es demasiado pequeño. Si nos mantenemos en ese nivel, la sostenibilidad se convierte en un desafío. ¿Cuál es el número perfecto?, sería jugar a las adivinanzas.

BNamericas: ¿Hay algún rango que estén analizando?

Anderson: Quizás 3-5 veces esa cantidad [2Moz/a]. Esa es una idea, una lista de deseos, todavía no es un plan.

Fuente: BNamericas