■ El pozo del lugar es manejado por la empresa Newmont Peñasquito

■ El líquido extraído se purifica y se distribuye para uso doméstico

Gerardo Morquecho, delegado de la comunidad de Mesas, Mazapil, explicó que miembros de la misma se han coordinado para organizar un comité para el monitoreo del pozo del lugar, el cual es manejado por la empresa Newmont Peñasquito y cuya agua extraída se purifica para el uso de los habitantes.

Entre plazos determinados, empresas externas y de la mina, como el laboratorio ALS, el Centro del Agua, y la Conagua, se toman muestras y se monitorea el agua y los niveles de metales que contiene, a fin de darle un tratamiento adecuado y posteriormente distribuir el vital líquido para el uso doméstico.

Según explicó Morquecho, “se armó el grupito para estar atentos a las pruebas”, por lo que las ocho personas que integran el comité, se enfocan en acompañar a los encargados de hacer las mediciones, una vez que se pone a funcionar el pozo; ven cómo y qué se hace, “para tener una buena calidad de agua”, misma que es utilizada para abastecer toda la comunidad.

La distribución gratuita del líquido ya procesado, beneficia a 85 familias, lo que se traduce en alrededor de 300 personas; si bien los habitantes señalan que antes no se tenían con qué medir los minerales del agua, agradecen que esto haya cambiado, porque cuentan con el beneficio de no correr el riesgo de consumir minerales.

Cabe señalar que el consumo de la comunidad ha incrementado, ya que se dio a conocer que, por los cambios de tiempo, el consumo de agua incrementa, es decir, que cuando hace calor se usa más agua; del mismo modo, tras años de migración, el establecimiento de la empresa minera abrió la oportunidad de empleos, por lo que se dio un regreso al hogar de quienes buscaron suerte en otros lugares, incrementando también el abasto, mismo con el que siempre se ha cumplido, se precisó.

Fuente:  https://ljz.mx/