public

La inclusión se vive, Peña Colorada integra a mujeres al área operativa de mina

Marisol y Andrea son las primeras mujeres en integrarse como personal sindicalizado a Peña Colorada, en el área de la Mina; ellas también aspiran a construir una carrera exitosa y

hace un año

Última Publicación ArcelorMittal México Expone su Postura Ante Actos de Violencia de Disidentes por Editorial public

Marisol y Andrea son las primeras mujeres en integrarse como personal sindicalizado a Peña Colorada, en el área de la Mina; ellas también aspiran a construir una carrera exitosa y de constante superación en la empresa.

Marisol Martínez Corona pasó su infancia en El Poblado, pues su papá trabajó casi toda su vida en Peña Colorada. Recuerda que siempre admiró el trabajo de la minería: “me llamaba la atención, pero era complicado poder entrar; así que cuando me dijeron que la empresa comenzaría a contratar obreras, dije: voy a ser una de ellas”.

Y lo logró: el 25 de septiembre del 2022 se convirtió en la primera mujer en ingresar sindicalizada al trabajo de la mina; de hecho, fue asignada al área de voladuras, donde también labora su hermano Marco Antonio: “le digo, hermano, tú ayúdame, explícame, quiero aprender mucho”.

En voladuras, Marisol realiza uno de los primeros pasos para la extracción del mineral de hierro: Preparar el terreno que se trabaja con explosivos. “Se siente bien bonito; la primera vez que me tocó oír (la voladura) sentí emoción, porque todo se cimbra, pero es una sensación de satisfacción, de que el trabajo que tu realizaste salió bien”.

El padre de Marisol falleció, pero su legado en la empresa es motivación para ella. “Se sentiría orgulloso, a pesar de que ya no me pudo ver; porque en algún momento sí me dijo que le hubiera gustado que yo formara parte de Peña Colorada y por eso yo me siento muy comprometida”.

Por su parte, Ana Andrea Alejandres Ayala conoció Peña Colorada como trabajadora externa; laboró en una empresa contratista que daba servicios en el área de comedores y después en otra empresa encargada de brindar transporte a los colaboradores de la Mina: “empecé a subir personal al área de Cambio de turno, a la Encantada, a la Quebradora, al Almacén; y comenzó a llamarme mucho la atención”.

Entonces, cuando se enteró que se abrían vacantes para mujeres en el área operativa de Peña Colorada, no dudo en aplicar; aunque sinceramente no creyó que la inclusión de mujeres en estas actividades fuera a suceder tan rápido: “yo pensé que iba a pasar mucho tiempo para ver mujeres en la mina, como obreras, en áreas operativas; pero aun así, me arriesgué”.

Cuando le llamaron de la empresa para que se presentara a una entrevista, lo primero que pensó fue que “había hecho algo” en el traslado de personal, como empleada contratista; sin embargo, lo que le dijeron fue que entraría a trabajar al área de Mina. “No podía creerlo, todos en mi familia estaban súper contentos”.

El 15 de enero de este año, Andrea se convirtió en la segunda mujer sindicalizada en formar parte de la operación de mina. “A mi punto de vista, como mujer, es importante dar las gracias por esta oportunidad y que podemos demostrar que sí se puede”.

Aunque ambas historias tienen diferencias, en sus orígenes y quizás en las motivaciones que las llevaron a Peña Colorada, hay coincidencia en que Marisol y Andrea son pioneras en la llegada de mujeres sindicalizadas a las áreas operativas de la Mina… y ambas están seguras de que la inclusión se vive.

“Me siento contenta, porque siento y creo que he hecho las cosas lo mejor posible, me falta mucho por demostrar, porque solo tengo cuatro meses; pero estoy demostrando que somos iguales a los hombres, claro, hay diferencias biológicas, pero podemos realizar las mismas actividades y me siento con ese reto de, al ser la primera, demostrar a las demás mujeres que todo se puede lograr, que todos tenemos ese derecho”,

– dice Marisol con mucho entusiasmo.

Y esa misma emoción la comparte Andrea: “la inclusión de las mujeres es muy importante porque tenemos valores, tenemos principios y tenemos la capacidad; hay mujeres que contamos con esa capacidad de poder llevar a cabo algo que históricamente solo han hecho los hombres”.

Marisol tiene su meta clara: “pretendo seguir estudiando para verme en el área directiva de Peña Colorada”. Andrea siempre ha sido muy apasionada de los yucles y las palas, y ese es su objetivo: “yo quiero un día manejar un equipo minero. Y para ello trabajan con esfuerzo y dedicación todos los días. Así, los hechos cuentan que, Peña Colorada se está viviendo la inclusión que forma parte de nuestro propósito de transformación en equilibrio.

Editorial

Publicado hace un año

¿Comentarios?

Déjanos tu opinión.