La nueva minería ha dado un salto cualitativo en el mundo. Esto se refleja en una mayor producción, pero esencialmente en un desarrollo responsable y armonioso con la sociedad y el medioambiente. Este cambio ha ido de la mano de una oportuna apuesta por la investigación que permite consolidar a la minería como eje fundamental del progreso económico para millones de familias en todo el mundo.

¿Cuál es el rol de la investigación en la industria minera?

Los países más desarrollados del mundo generan mayor competitividad con la articulación de tres sistemas: productivos, servicios y generador de conocimientos. Este último provee de información valiosa que da lugar a la creación de nuevas tecnologías y permite reducir el impacto de la actividad minera en el ambiente, desarrollar nuevas fuentes de energía y mejorar procesos minero-metalúrgicos, entre otros.

Al incorporar el conocimiento a la industria minera, la investigación científica se convierte en una importante herramienta que da un valor agregado a la productividad mediante diferentes operaciones: transferencia tecnológica, sistemas de producción, comercialización, mercadeo y gestión empresarial.

Las grandes corporaciones invierten grandes sumas en investigación con el objetivo de obtener nuevas soluciones y novedosas salidas para fortalecer la actividad minera. Es por ello, que se necesita impulsar la investigación e innovación tanto en el ciclo productivo como en la cadena de valor.

Bajo esa premisa, en la empresa Exsa, diseñan productos minuciosamente estudiados y de primera calidad como Quantex 2.0, un sistema de explosivos patentado a nivel internacional para mina de tajo abierto. Su fabricación para rocas duras tiene como principal característica una alta velocidad de detonación y, gracias a su composición, una menor emisión de gases nitrosos, además que ayuda a optimizar la fragmentación, ciclos de carga y acarreo.

Fuente: Exsasoluciones