Con el propósito de conocer y comentar la situación actual del litio en México, llamado el “mineral del futuro” por sus múltiples aplicaciones en las nuevas tecnologías, la Asociación de Ingenieros de Minas, Metalurgistas y Geólogos de México (AIMMGM), organizó el webinar “La verdad del litio en México”, en donde participaron expertos en la materia.

“Buscamos conocer y aprender cuál es la situación real de este mineral, desde el punto de vista de su potencial minero, pero también desde puntos de vista estrictamente técnicos, científicos y económicos” comentó Sergio Almazán, presidente de la AIMMGM, al inaugurar el seminario virtual.

El evento contó con l participación de Armando Alatorre, presidente de l Colegio de Ingenieros de Minas, Metalurgistas y Geólogos de México; Alberto Salas, presidente de la Sociedad Química y Minera de Chile; Flor de María Harp, directora general del Servicio Geológico Mexicano; Eric Carter, director de Proyecto de Bacanora Lithium y Fernando Alanís, presidente de la Cámara Minera de México (Camimex).

Almazán Esqueda comentó que se ha opinado mucho del litio e incluso hay quienes han externado propuestas de “nacionalizar” la producción de ese mineral aludiendo beneficios sociales, económicos y estratégicos para México, por lo que consideró que “este seminario servirá para generar información adicional y necesaria para guiar y evaluar el correcto y apropiado desarrollo de estos yacimientos en México, solo en caso de que su factibilidad económica pueda ser confirmada.

“Sabemos que el litio no es el oro blanco y está muy lejos de ser el petróleo del futuro. Sin duda, es un metal más que conforma y confirma el gran potencial geológico minero que encierra nuestro territorio y que al igual que el cobre, el oro, la plata y todos los demás metales y minerales que México produce”, enfatizó Almazán.

En su presentación sobre los yacimientos de litio en el mundo, Armando Alatorre comentó que la mayor parte de la producción proviene de salmueras y rocas, siendo Australia y Chile los países que participan con casi el 80 por ciento de producción mundial. Las reservas mundiales de litio también son encabezadas por Australia y Chile, mientras que México, aún si producción, participa solo con el 1.1 por ciento.

Al abordar el tema del mercado mundial del litio y sus desafíos, Alberto Salas, comentó que no se comprende bien la gran expectativa que se la ha dado al litio, ya que la demanda de cobre es alrededor de 25 millones de toneladas al año y la de litio es de aproximadamente de 60 mil toneladas, lo que refleja que es un mercado mucho menor, aunque admitió que el crecimiento en la demanda de ese mineral ha sido muy grande, de un 20 por ciento anual. “El crecimiento ha sido exponencial, tanto que se espera una producción de 800 mil toneladas para el 2025”, precisó.

Durante su participación, Flor de maría Harp, comentó que México existen depósitos con presencia de litio del tipo salmueras y arcillas y que el SGM cuenta con cuatro asignaciones mineras de ese mineral en trámite: dos en Sonora, una en Jalisco y una en Puebla.

“Las manifestaciones de litio en México se concentran en 11 localidades con sedimentos, 24 localidades con salmueras y 22 localidades con rocas, divididas en Sonora (13 en roca dura, dos en sedimentos y cuatro en salmuera), Coahuila (dos en salmueras), Zacatecas y San Luis Potosí (13 manifestaciones de salmuera y arcillas) y Puebla y Oaxaca (4 y 8 localidades con salmuera, sedimentos y rocas respectivamente)”, precisó.

Sin embargo, la directora general del SGM externó la importancia de investigar la recuperación de otros minerales derivados de la extracción del litio, como boro, potasio, calcio, magnesio y sodio.

Eric Carter, director del Proyecto de Bacanora Lithium, expuso el avance que ha tenido este proyecto en el estado de Sonora que comprende una superficie de más de 87 mil hectáreas y cómo podría beneficiar a las comunidades, así como al país.

Aclaró que Bacanora Lithium no es el yacimiento más grande del mundo y que la empresa está enfocada en construir una operación de carbonato de litio de 35 mil toneladas al año.

Fernando Alanís, en su ponencia, destacó la importancia que tiene la minería en el desarrollo de la sociedad y advirtió que los mitos alrededor de esa actividad económica se deben al gran desconocimiento que persiste en la sociedad.

De igual manera, señaló que la minería ha permitido el desarrollo de las comunidades y esto ha quedado demostrado con los índices de desarrollo humano, los cuales están por encima de otras comunidades donde no hay actividad extractiva. “La minería ofrece salud, educación y bienestar, y lo único que se requiere es una política pública que genere certidumbre”, enfatizó Alanís, luego de destacar que la minería ofrece salario 39 por ciento superiores al promedio nacional.

Al cierre del seminario, Almazán Esqueda dejó como mensaje que para que el Estado obtenga una mayor retribución social y económica,  el futuro de la industria minera del país no radica en impulsa un solo mineral, sino en que se promueva y apoye la exploración de todos los metales y minerales que encierra nuestro territorio, incluyendo al litio.