Por: Érika Rodríguez

Con el objetivo de mejorar las propiedades mecánicas del aluminio (Al), investigadores y alumnos de la carrera de ingeniería en materiales y licenciatura en administración del Instituto Tecnológico de Zacatecas (ITZ) —que forma parte del Tecnológico Nacional de México (Tecnm)—, desarrollan una técnica que con la aplicación de cloruro de sodio (NaCl), es decir, sal común, optimiza las cualidades de dicho metal en cinco por ciento.

Este proyecto, llamado Desgasi, en alusión a su contribución como desgasificante, es asesorado por Rubín Ortega de la Rosa, quien de formación es doctor en ciencia y tecnología, con especialidad en procesos de manufactura e ingeniero industrial mecánico; así como el maestro en ciencias e ingeniero en materiales Jesús Edgardo Estrada de la Torre.

¡Actualízate con nuestro canal de Telegram!

En entrevista con la Agencia Informativa Conacyt, el doctor Ortega de la Rosa explicó que desde que se inició este proyecto en 2010, el proceso se ha mejorado considerablemente y que los resultados obtenidos han sido publicados en revistas indizadas a nivel nacional e internacional. De igual manera, en 2015, Desgasi fue presentado en el International Materials Research Congress en Cancún, Quintana Roo, y obtuvo el primer lugar a nivel local en el área de Proceso del Concurso Nacional de Innovación Tecnológica, en las próximas fechas será expuesto a nivel regional.

aluminio recuadro2 711

Dr. Rubín Ortega.

“Elegimos el aluminio como material de estudio, debido a que es uno de los más empleados en la industria automotriz y aeronáutica. Si mejoramos sus propiedades mecánicas —maleabilidad, ductilidad, tensión, dureza— estaremos mejorando su aplicación, como su resistencia al impacto y su empleo en los motores de combustión interna, entre otras funciones”, relató.

El doctor Ortega de la Rosa explicó que para el estudio de este proyecto se hizo un análisis de base de datos a través del Consorcio Nacional de Recursos de Información Científica y Tecnológica (Conricyt), al que pertenece el ITZ. Argumentó que como resultado de dicha investigación, el equipo logró que la sal aplicada en el proceso mejorara las propiedades mecánicas del aluminio a 319 y 316. La sal es obtenida de un yacimiento ubicado entre la zona geográfica de Zacatecas y San Luis Potosí.

Agregó que las muestras sobre el experimento fueron enviadas al Instituto Tecnológico de Saltillo (ITS) —también perteneciente al Tecnm— y al Centro de Investigación y de Estudios Avanzados (Cinvestav) del Instituto Politécnico Nacional (IPN), unidad Saltillo, para ser analizadas con un microscopio electrónico de barrido.

“Estamos aprovechando esos recursos naturales para mejoramiento de un proceso productivo. Después de muchas pruebas que habíamos realizado en nuestra institución, enviamos las muestras a Saltillo. De acuerdo con los cálculos y la teoría que habíamos estudiado, obtuvimos muy buenos resultados. Pretendíamos mejorar las propiedades en un tres por ciento, pero los resultados cuantificaron una mejora de cinco por ciento, lo que nos indica que sí logramos nuestro objetivo inicial”, narró.

Por su parte, el maestro Jesús Edgardo Estrada reseñó que el proceso original consistía en triturar el cloruro de sodio en un molino de bolas cerámicas; posteriormente se calentaba a 100 grados Celsius para quitarle toda la humedad. Poco a poco el proceso ha ido mejorando, la sal ahora se tritura por debajo de las 43 micras y se plantea continuar experimentando para optimizar los resultados.

“Con esta técnica, a futuro planteamos hacer unas pastillas desgasificantes, pues las que ya están en existencia en la industria metal mecánica son muy costosas y los procesos con que se preparan son completamente diferentes a los nuestros. Nosotros pretendemos introducirlas al mercado en aproximadamente dos años y así aprovechar nuestra investigación para el desarrollo tecnológico, generación de empleos y obtención de recursos para la investigación en más proyectos”, manifestó.

Ortega de la Rosa declaró que la patente de este proyecto ante el Instituto Mexicano de la Propiedad Industrial (IMPI) saldría a nombre del ITZ, puesto que la innovación y desarrollo han sido en los laboratorios de la institución.

“Contamos con el apoyo de la dirección del ITZ y del Tecnológico Nacional de México para continuar con los registros de patente, que llevará también los nombres de los autores originales, jóvenes investigadores que forman parte de nuestra institución”, concluyó.

Datos de contacto:
Dr. Rubín Ortega de la Rosa
rubin1962@hotmail.com
M. en C. Jesús Edgardo Estrada de la Torre
jeestrada1@gmail.com

Fuente: Ciencia Mx

OutletMinero
Un espacio para generar oportunidades a través del diálogo sobre la actividad minera