Cuando a finales de la década de los 2000 un par de geólogos, uno mexicano y otro inglés, en representación de la firma Bacanora, se adentraron en Sonora en búsqueda de bórax (material usado por limpiadores, jabones, etcétera), jamás imaginaron que por azares del destino encontrarían uno de los yacimientos de litio más grandes del mundo. Una década después, este hallazgo es la clave de la empresa inglesa para convertirse en uno de los mayores productores de este mineral del planeta.

alt

En una presentación corporativa dirigida a sus inversionistas a mediados de diciembre del 2019, Bacanora Lithium hace énfasis en la relevancia que tiene para su crecimiento mundial el proyecto Sonora Lithium, el cual se encuentra en la región limítrofe entre Chihuahua y Sonora, en México.

"Nuestro objetivo es convertirnos en una empresa internacional de producción de litio con una cartera de proyectos globales", dice la empresa en la presentación.

Para lograrlo, la compañía inglesa indica que una vez que su planta en Sonora comience operaciones, su primera capacidad de producción será de 17 mil 500 toneladas anuales de litio, mientras que en la segunda la duplicará a 35 mil toneladas.

Para dimensionar el tamaño que tendrá el yacimiento mexicano en manos de la empresa inglesa, según datos de Statista, un portal alemán de estadísticas, durante 2018 el país que produjo la mayor cantidad de litio fue Australia, con un total de 51 mil toneladas, seguido de lejos por Chile, con 16 mil; China, 8 mil y Argentina, 6 mil 200 toneladas. Cabe mencionar que los datos de Estados Unidos no son públicos.

La producción de litio que pretende alcanzar Bacanora Lithium tendrá como su principal destino el mercado asiático.

Para cumplir con este objetivo, en meses pasados firmó una alianza estratégica con la china Ganfeng Lithium, una de las mayores compañías productoras de litio del mundo, la cual posee entre sus clientes principales a Tesla, la firma del magnate Elon Musk, quien tiene la mirada puesta en la producción de autos eléctricos y que apenas esta semana entregó sus primeros vehículos fabricados fuera de Estados Unidos.

El país elegido fue China, específicamente en la ciudad de Shanghái, donde en enero de 2019 comenzó, con una inversión de alrededor de 2 mil millones de dólares, la construcción de una megafábrica, la cual arrancó operaciones en octubre de ese mismo año. Recientemente, Musk hizo personalmente la entrega de sedanes eléctricos modelo 3 a sus primeros 10 clientes en China.

Uno de los principales usos que se da al litio es para la elaboración de las baterías que usan los autos eléctricos, mercado que está en franco crecimiento, pues según un informe de Bloomberg New Energy Finance, para 2040 los vehículos sin motor de gasolina representarán alrededor de 57 por ciento de todas las ventas de autos de pasajeros en el mundo, lo que incrementará la demanda de litio, pues cada batería necesita de entre 25 y 50 kilogramos de este mineral.

Para dimensionar su auge, sólo en la planta china de Tesla, se espera que la capacidad de producción en los siguientes dos años llegue a 200 mil unidades anuales, y dentro otros dos o tres años, se prevé que la suma llegue al medio millón de vehículos eléctricos.

Bacanora Lithium tiene perfectamente estudiado el mercado, pues en su reporte dice a sus inversionistas que hacia 2030 la demanda mundial de litio se habrá multiplicado por ocho, esto como consecuencia del incremento en la producción y colocación de vehículos eléctricos.

La firma inglesa también explicó que a consecuencia de la apertura de más yacimientos, el precio del litio ha pasado de alcanzar un pico de casi 20 mil dólares por tonelada a menos de 10 mil dólares; no obstante, indica que estos precios bajos conducirán a que las empresas reduzcan sus inversiones en el sector, lo que a su vez provocará una situación de escasez del mineral, lo que a la postre elevará su costo.

Para la empresa el potencial de este mineral es elevado, pues explica que el suministro de litio tiene que aumentar a una tasa compuesta anual de por lo menos 19 por ciento durante los próximos 6 años para satisfacer la demanda mundial de 2025. "Incluso a la altura del mercado actual, la industria sólo logró crecer 11 por ciento por año, en promedio, entre 2015 y 2018".

En su reporte, Bacanora justifica la venta de 25.8 por ciento de su participación en el proyecto a la china Ganfeng Lithium debido a que su "inversión es piedra angular por ser el principal productor de litio del mundo, lo que significará el acceso a su base de datos, ingeniería y diseño, lo que acelerará la construcción de la planta en Sonora".

En el yacimiento de Sonora, considerado por el grupo Mining Technology como el mayor depósito de litio en desarrollo del mundo, la empresa invertirá en una primera etapa 420 millones de dólares, generando mil 200 empleos en su construcción y 260 en su operación. Si todo sale como se espera, hacia 2021 habrá una expansión que necesitará una inyección de 380 millones de dólares.

Fuente: La Jornada