Las grandes multinacionales pagarán su parte justa de gravámenes, indica la OCDE en espera del respaldo del G20; la nueva tasa dejará al SAT 30 mil mdp

En un hecho histórico, 130 países llegaron a un acuerdo de reforma fiscal para las empresas multinacionales, incluyendo un impuesto mínimo sobre sus utilidades de por lo menos 15 por ciento, el cual puede dejar hasta 30 mil millones de pesos al fisco mexicano.

“Tras años de trabajo y negociaciones intensas, este paquete de medidas históricas garantizará que las grandes empresas multinacionales paguen su parte justa de impuestos en todo el mundo”, declaró Mathias Cormann, el secretario general de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE).

Todos los países firmantes representan 90 por ciento del PIB mundial.

“Las multinacionales ya no podrán enfrentar a un país contra otro en un esfuerzo por reducir los impuestos y proteger sus beneficios a expensas de los ingresos públicos”, dijo el presidente estadunidense Joe Biden en un comunicado.

La declaración conjunta, que se basa en el acuerdo alcanzado en el G7 a principios de junio, prevé también un reparto “más justo” de los beneficios entre los países donde las empresas tienen su sede y aquellos en los que realmente desarrollan sus actividades, incluso sin presencia física. Esta parte está dirigida en particular a los gigantes digitales.Te recomendamos: ¿Impuesto mínimo global? Cinco puntos para entender el acuerdo contra la evasión fiscal

Sin embargo, las industrias extractivas, como la minería, y los servicios financieros regulados quedarán excluidos de esta medida, pero no del impuesto mínimo, dice el texto.

La federación comercial de industrias digitales (CCIA), que incluye a Amazon y Facebook, dijo que “desea participar en los detalles del plan de aplicación e instó a los países a eliminar los impuestos existentes sobre los servicios digitales y a abandonar” otros proyectos similares que se están estudiando.

Los participantes en las negociaciones se dieron plazo hasta octubre para “finalizar los trabajos técnicos” y preparar “un plan para su aplicación efectiva en 2023”. Hasta entonces, los países que no se hayan adherido al acuerdo pueden hacerlo.

Optimismo nacional

El subsecretario de Hacienda y Crédito Público, Gabriel Yorio, informó que este gravamen dejará importantes recursos al fisco mexicano.

Refirió que el objetivo es que el gravamen favorezca sistemas fiscales estables y justos, y con esta disposición en la OCDE, que es apoyada por México, se consolida un acuerdo global que probablemente será ratificado en el G20, donde también participamos.

“Es factible que la tasa mínima global quede en 15 por ciento, con lo que se estima obtener una bolsa global de 500 mil millones de dólares. Para México serían, cuando menos, 30 mil millones de pesos”, escribió en Twitter.

Los próximos 9 y 10 de julio, se reunirán los ministros de finanzas del G20 en Italia. De acuerdo con lo expresado por el secretario de Hacienda, Arturo Herrera, esa será su última participación como su titular, antes de que tome el cargo Rogelio Ramírez de la O.

Pérdidas para Hacienda

Por otra parte, la Secretaría de Hacienda estima que debido al subsidio al empleo el fisco dejará de recibir 39 mil 921 millones de pesos en 2021 y 42 mil 716 millones en 2022, montos que representarán 0.16 por ciento del producto interno bruto (PIB), de cada año; no obstante, favorece a millones de trabajadores.

De acuerdo con el documento Renuncias Recaudatorias 2021, un análisis de la distribución por sector del subsidio para el empleo mostró que los servicios profesionales, científicos y técnicos, servicios de apoyo a los negocios, manufacturas, comercio al por menor, construcción y comercio al por mayor concentran 30 mil 888 millones de pesos; es decir 72.3 por ciento del total, y favorece a 15 millones de trabajadores.

Fuente: milenio.com