La mina chilena de cobre El Teniente, la subterránea más grande del mundo, ha pasado de valerse de burros de carga en sus inicios en 1905 a camiones volquetas a control remoto en la actualidad, una apuesta por mantener vivo medio siglo más este descomunal yacimiento en el interior de la cordillera de Los Andes.

alt

Ha transcurrido más de un siglo desde que los mineros de pico y pala comenzaron a perforar los primeros túneles en la roca de la montaña, ubicada a unos 85 kilómetros al sur de Santiago de Chile.

Desde entonces la tecnología se ha convertido en un aliado para este yacimiento, que se encuentra a la cabeza en la minería chilena y del mundo y es un referente para el resto de faenas del país austral.

El yacimiento, explotado por la compañía estatal Codelco, es ahora una industria minera de vanguardia a todos los niveles de producción: extracción de manera remota desde la ciudad de Rancagua (a 50 kilómetros), el traslado automatizado de materiales, la optimización del canchado (molienda) del mineral y su fundición.

Una cadena completa a 3.200 metros de altura en proceso de reinvención para conseguir mantener el ritmo de producción durante otros 50 años más, camino a los dos siglos.

El polvoriento paisaje de colinas escarpadas semidesérticas es sorteado por una carretera que serpentea entre las quebradas hasta llegar a un pequeño túnel que da paso a un laberíntico hormiguero oscuro y húmedo en el que los "viejos" (los trabajadores, en jerga minera) deambulan por doquier enfundados en sus monos de color naranja.

Unas 4.248 "hormigas obreras" (según datos de Codelco de diciembre de 2018) que alimentan a este monstruo enterrado al que siguen insuflando vida para mantener latiendo un corazón de cobre que produjo 465.040 toneladas métricas de material fino en 2018.

El mineral forma parte de una veta que empezó a explotarse en un mismo nivel desde hace 115 años y ya cuenta con más de 3.000 kilómetros de galerías subterráneas, más o menos el equivalente al ancho de Australia o a la distancia más corta que separa las costas de Sudamérica y de África a través del océano Atlántico.

Nuevos niveles de extracción para medio siglo más de vida

De la mano de la tecnología moderna, Codelco proyecta obtener nuevos beneficios de 1.000 millones de dólares en excedentes adicionales por año a partir de 2021, lo que se traduce en 200 millones de dólares más por año.

alt

El Teniente tiene además dos ambiciosos proyectos en proceso, en dos nuevos niveles inferiores al actual, a 1.900 y 1.700 metros, respectivamente, sobre el nivel mar, pero 400 metros por debajo de la actual explotación.

Unos túneles en los que cada día mineros como Cristian Díaz, operador de mina, transitarán y trabajarán en un renovado y laberíntico ambiente laboral que extiende sus tentáculos bajo Los Andes.

"Se ha modernizado bastante, crece a un nivel súper rápido. La tecnología ha ayudado a que cada vez sea más rápido el avance y el desarrollo en todos los sentidos", explicó a Efe Díaz, quien lleva 15 años trabajando en las entrañas de El Teniente.

La innovación y la tecnología permitirá a Codelco comenzar a explotar el primero de esos nuevos niveles en 2023 y el más profundo con la llegada de 2024.

Una apuesta doblada en favor de la mina subterránea más grande del mundo para obtener en los próximos cinco años un promedio de excedentes de 1.300 millones de dólares al año gracias a la capacidad del yacimiento de adelantarse y adaptarse con el paso del tiempo.

"Es una experiencia única. Es impresionante trabajar en una mina tan grande. Uno en el día no alcanza a recorrer ni un tercio de la mina. Ha crecido mucho más. Nos faltarían días para recorrer entera esta mina (...) Es impresionante lo que ha crecido, la cantidad de gente que ha trabajado durante todos los años. Es un orgullo trabajar en la mina más grande del mundo", dijo Díaz.

El orgullo de la minería chilena

Como referente de los cientos de minas del país austral, El Teniente es el orgullo de la industria y, además de ser la más grande de su clase a nivel mundial, también es la más antigua del país.

alt

La tradición y la innovación se funden en esos túneles húmedos y encharcados, flanqueados por una maraña de cables que va creciendo a medida que se acerca a la salida a la superficie, como una enredadera que se eleva entre el resto de vegetación en busca de los rayos del sol.

Evelyn Jiménez, jefa de construcción del proyecto "Diamante", una de las nuevas áreas de explotación en el futuro nivel intermedio, destacó que la incorporación de la tecnología permitió aumentar la productividad en medio del "desafío" que supone trabajar en minería subterránea.

"Ha ido avanzando la incorporación de la tecnología y de la mujer. Eso ha ido suavizando el ambiente y ha ido aumentando también la creatividad y ha ido cambiando la cultura del minero", destacó a Efe la ingeniera de Minas.

EFE

Fuente: El Diario