Las mineras de oro en México se preparan a reactivar sus actividades tras las cuarentenas aplicadas por el gobierno para alcanzar una producción rentable en medio de los récords multinanuales que los precios del commodity han batido.

Tras la detención de faenas en el caso de la gran mayoría de las minas debido al coronavirus, las mineras están alistando activos para intensificar rápidamente las actividades cuando obtengan la autorización.

Las medidas de confinamiento de México, que no consideró a la minería como actividad esencial, terminarían el 31 de mayo, pero las mineras esperan aprovechar las reglas que permiten reactivar las actividades a partir del 18 de mayo en áreas con poca o nula propagación del virus.

Si bien existe una amplia aceptación entre los dirigentes de la industria de que los protocolos relacionados con la pandemia probablemente se mantendrán durante gran parte del año por lo menos, el alto precio en que se cotiza el oro incentivan fuertemente una puesta en marcha acelerada de las operaciones.

El metal amarillo promedió US$1.680/oz en abril y se ha mantenido alrededor de esos niveles en los primeros días de mayo, cerca de US$100/oz más que en el 1T y US$300/oz más que en abril de 2019.

"Es probable que muchos de los protocolos y medidas que hemos implementado tengan que continuar durante muchos meses", señaló el presidente ejecutivo de Agnico Eagle Mines, Sean Boyd, en una teleconferencia sobre los resultados del 1T.

"Creemos que la industria del oro está mejor posicionada que la mayoría en términos de gestión y para volver a una situación más cercana a la normal, en que podamos aprovechar las proyecciones de precios para nuestro producto, que son tan sólidas como lo han sido en los últimos siete a ocho años", indicó el ejecutivo. "Eso proporciona ciertas ventajas y también determina la estrategia".

Las tres minas que Agnico tiene en México se encuentran en áreas que no registran un número significativo de casos de covid-19, lo que podría dar lugar a la reactivación de actividades el 18 de mayo, agregó.

La compañía continuó solucionando los problemas operacionales que tuvieron el 1T, por lo que el segundo semestre podría ser positivo, indicó Boyd en la teleconferencia.

Agnico anticipa 480.000-500.000oz de oro trimestrales el segundo semestre, aunque la proyección para 2020 la redujo de 1,88 millones de onzas (Moz) a 1,63M-1,73Moz.

Por su parte, Newmont —cuya mina Peñasquito es uno de los mayores productores de oro, plata, plomo y zinc de México— también está captando el apoyo de los interesados, incluso del Gobierno de EE.UU., para presionar por protocolos que permitan la apertura de la mina, dijo el presidente ejecutivo de la minera, Tom Palmer, a Kitco News.

La compañía aprendió de sus experiencias de verse obligada a poner sus operaciones en cuidado y mantenimiento repentinamente, lo que incluyó dos bloqueos en Peñasquito el año pasado. Sus minas deberían poder volver a ponerse en funcionamiento en cuestión de semanas, dijo Palmer.

"Estamos adoptando un enfoque muy conservador, asegurando que la prioridad es la salud y seguridad de nuestros trabajadores, junto con las comunidades locales", agregó el ejecutivo.

Alamos Gold también espera reactivar las operaciones en su mina Mulatos , en el estado de Sonora, el 18 de mayo.

La compañía ha continuado recuperando oro desde una cancha de lixiviación gracias al material acopiado el 1T, explicó el director general de operaciones, Peter MacPhail.

"Estamos bien posicionados para reiniciar la extracción, chancado y acopio de minerales cuando se levante la suspensión del gobierno", señaló el ejecutivo en una teleconferencia sobre los resultados del primer trimestre.

Si bien el plan apunta a un rápido retorno a la plena operación, la compañía también tiene la opción de reactivar las actividades por etapas apilando material reservado en las canchas, agregó MacPhail.

COMIENZO ALENTADOR

Los comentarios se pronuncian tras conocerse datos que demuestran que la producción de oro repuntó en México a principios de 2020.

La producción de metal amarillo anotó un incremento interanual de 3,1% en febrero, a 6.035kg (194.000oz), según la agencia de estadísticas Inegi, mientras que en el primer bimestre se elevó 1,6%.

Para este año, la proyección de punto medio y estimaciones de BNamericas para 20 empresas apuntaban a un aumento de 12% a alrededor de 3,46Moz de oro, aunque la mayoría de las mineras han retirado sus pronósticos debido a la incertidumbre relacionada con la pandemia.

La producción minera general se elevó 1,5% en febrero. El plomo experimentó el mayor incremento, de 19,7%, y el carbón no coquizable, el cobre y la plata también anotaron repuntes.

PANORAMA

Los productores de oro en México están apuntando a cierta recuperación en lo que pasará a la historia como el año de la pandemia de covid-19.

Dado que las operaciones se reactivarían en mayo, las mineras están en buenas condiciones para sacar provecho de los saludables precios del metal amarillo, aunque es probable que las medidas de distanciamiento social influyan sobre la productividad y los costos.

El momento y el éxito de las reactivaciones dependerán en gran medida de la evolución de la pandemia.

Fuente: Bnamericas