México captó 1,050 millones de dólares de Inversión Extranjera Directa (IED) en el sector de la minería durante el primer trimestre de 2021, informó la Secretaría de Economía.

Desde el segundo trimestre de 2014, México no había recibido un monto mayor a esa cantidad.

La minería en México está controlada por la Secretaría de Economía a través de la Dirección General de Minas, que está ubicada y administrada oficialmente desde la Ciudad de Chihuahua, con oficinas en la Ciudad de México.

En México, las actividades mineras incluyen actividades de extracción independientes del petróleo, gas natural y minerales radiactivos, y ciertos minerales no metálicos como materiales de construcción y ornamentación, algunos de los cuales no están sujetos a la legislación minera.

Además de las actividades de extracción, las actividades de minería, fundición y refinación también se consideran parte de la industria minera, las cuales se conocen conjuntamente como actividades minero-metalúrgicas.

El mayor flujo de IED captado por México para un trimestre ocurrió en de octubre a diciembre de 2013, cuando las llegadas fueron por 2,208 millones de dólares.

Las concesiones mineras en México solo se obtienen por ciudadanos mexicanos o compañías mexicanas constituidas bajo la ley mexicana (que podrían ser propiedad total de inversionistas extranjeros).

La construcción de plantas de procesamiento requiere más aprobaciones gubernamentales (por ejemplo, permisos federales, locales y municipales).

Minería

Asimismo, en México, los derechos sobre la tierra de superficie son distintos de las concesiones mineras.

Al titular de una concesión minera se le otorga el derecho exclusivo de explorar y desarrollar un área designada.

Las concesiones mineras se otorgan por 50 años a partir de la fecha de su inscripción en el Registro Público de Minería al concesionario como cuestión de derecho, si se han cumplido todas las regulaciones.

Durante los últimos cinco años de este período, el concesionario podrá solicitar un período adicional de 50 años, que se otorgará siempre que se hayan cumplido todos los demás términos de la concesión.

Respecto a los derechos mineros en México, estos pueden transferirse por sus titulares privados sin restricciones o requisitos más que registrar la transacción en el Registro Público de Minería y que el cesionario esté calificado para poseer una concesión (es decir, un ciudadano mexicano o una empresa mexicana incorporada bajo el ley que tiene la actividad minera como objeto social principal).

Se pueden imponer valores a las concesiones mineras.

También se inscribirá ante el Registro Público Minero el instrumento que formalice la correspondiente garantía.

Fuente: opportimes.com