Tan fuerte como el acero, así se resume la unión de los líderes sindicales del sector minero con las autoridades federales.

Hace unos días, los principales secretarios generales de los sindicatos mineros que hay en México sostuvimos una plática con el subsecretario de Economía, Francisco Quiroga; con Omar Nacib Estefan, director general de Seguridad y Salud en el Trabajo de la STPS; y con José María Morelos, director general de Inspección del Trabajo de la STPS. Se trató de una videoconferencia para delinear en conjunto la estrategia para que la minería se reactive al 100%; esto tras las limitaciones que tuvimos en la coyuntura del Covid-19.

En la reunión, que duró algunas horas, los mineros del país estuvieron representados por los sindicatos más grandes y que se han caracterizado por trabajar en pro de la minería nacional, fue así como en una pantalla nos reflejamos Javier Villareal, secretario general del Sindicato Nacional de Trabajadores de la Industria Minero-Metalúrgica (CTM); Pedro Haces Barba, secretario general de la Confederación Autónoma de Trabajadores y Empleados de México (CATEM); así como Reynol Neira, también de CATEM; Ismael Leija Escalante, secretario general del Sindicato Nacional Democrático de Trabajadores Mineros y el que narra, Carlos Pavón Campos, secretario general del Sindicato FRENTE y presidente de la Unión Nacional de Sindicatos Minero-Metalúrgicos y Metal Mecánicos de México, la UNASIM.

El tema central fue el pactar un regreso seguro; ambas partes coincidimos en que lo más importante es preservar la vida, tal y como se ha hecho desde antes de la pandemia, por lo que estos sindicatos hemos incorporado medidas internacionales, convivimos con nuestros afiliados e implementamos nuevas estrategias en materia de seguridad e higiene.

Desde el inicio de las medidas, los líderes sindicales no nos cansamos de insistir en la importancia que representa la minería no solo para los trabajadores, sino para el país, ya que esta industria genera 370 mil empleos directos y 2.3 millones de indirectos; y representa 2.4% del PIB nacional y 8.2% del PIB industrial.

Por lo que la noticia de que nuestro sector sería considerado como actividad esencial para reanudar actividades fue celebrada por trabajadores e industriales.

Hay que resaltar la buena relación entre los líderes del sector y el subsecretario Francisco Quiroga, pues no es la primera vez que el funcionario hace sinergia con la base trabajadora.

El Covid-19 sigue dejando enseñanzas, nos recordó la importancia que tienen los empleos, por lo que promover un paro o una huelga injustificada es llevar a la tragedia a miles de familias, situación que siguen promoviendo pseudo líderes; a pesar de esto, la industria y los trabajadores han sabido relegar ese sindicalismo cínico y deshumanizado.

Al final, fuimos convocados aquellos que nos involucramos en la minería, a quienes nos preocupan los trabajadores y sus familias, aquellos que no huimos, sino que afrontamos las crisis, que no abandonamos a la base, más bien cobijamos. Fue una reunión que nos obliga a redoblar esfuerzos, a ser más productivos, a valorar cada hora trabajada y pagada. Agradecer a su vez la solidaridad de empresas que se adhirieron a la legalidad y que nos permiten seguir cuidando a nuestros compañeros vulnerables, recibiendo su salario íntegro.

Llevo 42 años como minero, sigo convencido que éste es el mejor oficio del mundo y que la minería mexicana tiene mucho para dar, al igual que cada uno de sus trabajadores.

Por: Carlos Pavon

Fuente: Horas, el diario sin límites