La UPV/EHU investiga técnicas sostenibles de exploración de metales que se utilizan para construir aerogeneradores o placas fotovoltaicas

Las tecnologías verdes, tal y como las conocemos actualmente, no lo son tanto como creemos. Por poner un ejemplo, los aerogeneradores o las placas fotovoltaicas que explotan la energía eólica y solar contienen una multitud de metales como el litio, el tantalio o el niobio. Explorar estas valiosas materias primas de una manera más sostenible -también económicamente- es el objetivo del proyecto Greenpeg, en el que participan trece socios de ocho países europeos. El equipo está formado por empresas de explotación y minería, y también por universidades. Entre ellas la UPV/EHU.

«Muchas veces la exploración de las rocas que contienen los metales que se usan en las tecnologías vedes precisa de sondeos, o de calicatas (excavaciones alargadas y no muy profundas en el terreno). Es algo bastante invasivo en general», describe explica Encarnación Roda-Robles, que lidera el equipo de la UPV/EHU.

El proyecto Greenpeg, que ha recibido una subvención de 8,3 millones del programa Horizon 2020 de la Unión Europea, permitirá desarrollar tecnologías avanzadas para explorar «de manera más rápida y económica, puesto que supone menos gasto de energía. Y además menos invasiva», explica Encarnación Roda-Robles, que lidera el equipo de la UPV/EHU.

La profesora de la Facultad de Ciencias y Tecnología de la universidad vasca explica que los metales 'verdes' a menudo se presentan en pequeñas dimensiones dentro de las rocas, «por lo que son difíciles de encontrar por medio de técnicas de exploración convencionales». El equipo de que lidera Roda-Robles -constituido por cinco doctores en geología- se encargará del muestreo y análisis de rocas mineralizadas en litio de la Península Ibérica. Un mineral que se encuentra fundamentalmente en la zona oeste peninsular (Galicia, Salamanca y Extremadura).

Además del litio, también se buscan otros metales como el niobio y el tántalo, que son los elementos químicos que componen el coltán, materia prima fundamental en la fabricación de teléfonos móviles. «También es muy interesante el cuarzo ultrapuro, que se utiliza para fabricar las células fotovoltaicas de los paneles solares», añade la científica de la UPV/EHU.

Una minería «cercana y controlada»

Roda-Robles cree que explorar de forma sostenible estos metales es el primer paso para recuperar en Europa una actividad, la minera, que no goza precisamente de una gran popularidad social. La investigadora prefiere «una minería controlada en Europa, donde las condiciones laborales y medioambientales son mucho mejores que en otros países del mundo donde actualmente se obtienen estos metales».

Porque, recuerda la profesora de la UPV/EHU, «esos metales están presentes sin que lo sepamos en miles de productos. Nadie quiere tener una mina cerca de casa. Es algo un poco burgués: «a mí no me contamines, pero tráeme todo lo que necesite porque hace falta». En su opinión, lo «más coherente y ecológico» es, en primer lugar, «que la gente consuma menos. Después, potenciar el reciclaje. Pero también tener una minería controlada y cercana para saber que se está haciendo de la mejor manera posible».

Fuente: elcorreo.com