La pandemia de COVID-19 elevará los costos para las mineras el próximo año en medio de las continuas preocupaciones sobre los impactos de la crisis sanitaria en algunos activos latinoamericanos y el retraso en las campañas de vacunación, dijo el presidente ejecutivo de Newmont, Tom Palmer.


El principal productor de oro de Latinoamérica volvió a experimentar interrupciones relacionadas con el virus el segundo trimestre, siendo sus minas de Argentina y Perú las más afectadas, dijo la compañía estadounidense en una conferencia de resultados.

Si bien las vacunas van llegando a la población, los índices de vacunación están muy por debajo de los de EE.UU. y Canadá, donde el 51% y el 43% de sus habitantes, respectivamente, está completamente vacunado.

Tanto en Perú como en Argentina, la cifra es de solo 11%, indicó Newmont en una presentación, detrás del 16% de México.


Las tasas más bajas en los países donde Newmont tiene presencia se registraron en Ghana (1%), Surinam (7%) y Australia (9%), informó la compañía, que no citó fuentes.


«Creemos que la vacuna contra el COVID-19 es fundamental para combatir la propagación del virus», aseveró Palmer en la conferencia.

Newmont alienta a su fuerza laboral a recibir la inoculación tan pronto como sean elegibles. También trabaja con las comunidades y los gobiernos anfitriones para mejorar la disponibilidad y el proceso de vacunación, incluso a través de un fondo global de apoyo a la comunidad que está apoyando las campañas de educación y sensibilización sobre la vacuna, dijo el ejecutivo.


“Estamos viendo algunas de las tasas de vacunación más altas en EE.UU. y Canadá, en gran parte debido a la disponibilidad generalizada y temprana en estos países. Pero hasta que la vacuna esté disponible para todo el mundo, nuestra gente y nuestras operaciones seguirán viéndose afectadas por este virus, y los últimos brotes han demostrado lo difícil que sigue siendo esta pandemia”, añadió.

Fuente: BNAmericas