Propiedad La Virginia de Silver Viper

El proyecto La Virginia de Silver Viper Minerals no solo presenta exploración histórica, sino que recientemente la broca ha tenido descubrimientos y un gran potencial en nuevas zonas.

El proyecto de oro y plata La Virginia de Silver Viper Minerals Corp.  está ubicado en Sonora, norte de México, el principal estado productor de oro de México.

Antes de la propiedad de Silver Viper Minerals, la propiedad fue perforada por Minefinders y Pan American Silver: 188 pozos perforados por un total de 52,000 metros. Un pozo destacado interceptó 23,5 metros de 7,63 gramos por tonelada (g / t) de oro y 363 g / t de plata.

“Lo que realmente nos emocionó no fue solo el trabajo histórico, sino que las mismas estructuras se extienden en la superficie durante decenas de kilómetros y la mayor parte del proyecto no ha sido mapeado o muestreado”, dijo el presidente y director ejecutivo de Silver Viper, Steve Cope, a Streetwise Reports.

Silver Viper adquirió el proyecto La Virginia en 2018. A cambio de una regalía del 2% de los retornos netos de fundición (NSR), Pan American Silver otorgó a Silver Viper Minerals el 100% de la propiedad de sus reclamos, datos y núcleo físico, que se almacena en Hermosillo, México. En este momento, Silver Viper también llegó a un acuerdo de opción retroactivo sobre las reclamaciones internas con el grupo generador de prospectos.

“Tenemos un historial excelente de hacer descubrimientos, y sabíamos que podíamos hacer nuevos descubrimientos en este proyecto mientras teníamos el área histórica a la que recurrir”, dice Cope.

Silver Viper no perdió el tiempo en llegar a los descubrimientos. La perforación de la Fase 1 a fines de 2018 se enfocó tanto en llenar los vacíos en los datos históricos en las áreas de Con Virginia y Las Huatas, como en hundir cinco pozos de reconocimiento. Esa perforación condujo al descubrimiento de El Rubí, una zona mineralizada compuesta por vetas de cuarzo, stockwork y brecha, ubicada a medio camino entre La Gloria y las áreas históricas de perforación de Campo Santos y El Oriental.

La compañía pasó la mayor parte de 2019 haciendo un seguimiento de ese descubrimiento y realizando un programa de mapeo, geoquímica y muestreo de astillas de roca centrado en el área de El Rubí.

A finales de 2019, la empresa inició la fase 2 de perforación. La fase 2 ha estado en curso desde entonces, excepto por una breve pausa debido a las restricciones de Covid-19. Hasta la fecha, el programa de perforación ha totalizado 15.000 metros.

El hoyo LV20-245, 100 metros al oeste de la zona principal de El Rubí, fue el segundo descubrimiento en El Rubi. “Ese hoyo cambia las reglas del juego; muestra el potencial a cielo abierto del área de El Rubí. Parece que podemos comenzar con la minería de lixiviación a cielo abierto y luego pasar a la tierra en las estructuras de alta ley”, explica Cope.