Los efectos de la invasión rusa a Ucrania continuarán y afectarán la estructura productiva nacional

Por: Moisés Gómez Reyna

Se presentó el Paquete contra la Inflación y la Carestía, denominado PACIC, que incluye una serie de elementos para contener el crecimiento sostenido y acelerado de los precios en bienes y servicios de consumo popular.

Fue evidente el cuidado que se tuvo para no referir a este Paquete como Pacto o Alianza, o al mecanismo como de Solidaridad, o el enfoque como Económico, para no hacer, precisamente, la referencia del Pacto de Solidaridad Económica (PSE) firmado por Miguel de la Madrid y Agustín Legorreta, en diciembre de 1987 y continuado por Carlos Salinas de Gortari como Pacto para la Estabilidad y el Crecimiento Económico (PECE), el cual fue un mecanismo exitoso en la contención y reducción de la inflación, así como en el impulso de un crecimiento económico moderado.

Las circunstancias económicas son diferentes, en principio porque en aquella época la inflación llegaba a los 3 dígitos, con una tasa anual de 159.2 por ciento en 1987.

En contraste hoy tenemos una inflación anualizada de 7.7%.

Se ha señalado que la principal motivación del PACIC es contener la inflación, provocada por factores externos como la invasión de Rusia a Ucrania, que han generado el aumento de los precios de combustibles y oleaginosas.

Sin embargo, hay otro factor que motiva la inflación observado sutilmente por el PACIC es el incremento de precios por la presencia e intervención del crimen organizado en algunas localidades del país, ante lo cual se incluye el fortalecimiento de la Estrategia de Seguridad en Carreteras, con más de 12 mil elementos y 2, 300 vehículos.

Pero, sin duda, uno de los elementos que, de manera importante, impacta la plataforma alimentaria, es el desmantelamiento de los mecanismos de apoyo e incentivo a la producción, distribución y comercialización de productos agropecuarios.

Por ello, se estima reducido el alcance de la Estrategia de Producción, que en uno de sus puntos propone extender el Programa de Fertilizantes para el Bienestar de 5 a 9 estados; además incluye la intervención del Programa "Sembrando Vida" y plantea, entre otras acciones, la eliminación de la cuota compensatoria del sulfato de amonio por un año, cuando lo que se requeriría es que fuera permanente y se autorizara la importación de agroquímicos indispensables para el cultivo, como el caso del Glifosato, uno de los herbicidas más populares del mundo

Al no existir elementos innovadores en la propuesta, se corre el riesgo de mantener la tendencia de los resultados de la política agropecuaria del actual, la cual, según sus propios datos, observa una reducción en 20% de la superficie cosechada de productos.

Lo han señalado diversos analistas, el paquete se "queda corto" porque los 24 productos incorporados en el PACIC apenas representan el 13% de los artículos que componen el Índice Nacional del Precios al Consumidor (INCP), instrumento que contribuye al ejercicio de estimación mensual de la inflación. Por lo tanto, el 87% de los productos restantes seguirán sin ningún tipo de incentivo o política para evitar el aumento de sus precios al consumidor.

Debemos desarrollar acciones que no solo atiendan los impactos de los efectos, sino que atiendan las causas que motivan los efectos locales inflacionarios.

Los efectos de la invasión rusa a Ucrania continuarán y afectarán la estructura productiva nacional.

Destaca en el PACIC, mantener la actual política de subsidios a las gasolinas y al diesel para la estabilización sus precios, que es una medida costosa e insuficiente, luego que no ha evitado que las gasolinas figuren este año entre los productos con mayores incrementos en el país.

Por ello, es fundamental reconstruir y reforzar la política de subsidios y apoyos al campo mexicano: Incentivando la productividad y la tecnificación, redireccionando recursos del presupuesto federal destinado hoy a proyectos estratégicos (Tren Maya, Refinería, Istmo) y reasignándolos al campo.

Twitter: @gomezreyna