Este martes transportistas, familiares y comerciantes locales del municipio de Cosalá, Sinaloa, salieron a las calles para manifestarse por los daños que les ha causado el paro de la mina San Rafael.

alt

En punto de las 14:00 horas inició la marcha por la entrada principal a la zona turística del Pueblo Mágico, hizo recorrido por las principales calles y se instaló en el Palacio Municipal de Cosalá, en donde hasta pasadas las 17:00 horas los trabajadores no habían sido recibidos por la Presidente Municipal Griselda Quintana García.

alt

El motivo de la marcha por parte de los transportistas es que no solo han dejado de trabajar y de percibir sus ingresos, sino que perdieron sus unidades, ya que permanecen detenidas en las instalaciones de la mina cerrada. En tanto que los comerciantes se unieron a la exigencia porque han visto disminuidas sus ventas y han perdido ganancias.

“Yo ocupo los camiones, porque con ellos podría hacer algo en otro lado, llevando arena, y nada; no nos los dejan sacar... cerrar una fuente de trabajo no creo que sea bueno para el pueblo...", señaló transportista manifestante.

El conflicto se ha agudizado ya que el impacto por el paro minero en la economía de Cosalá ya afectó a transportistas y comerciantes del lugar quienes dicen "no estar en contra de los trabajadores que se están manifestando, sino están molestos por la forma en que lo hicieron".

Desde el 26 de enero, empleados de la mina San Rafael, permanecen en un paro laboral, luego de que sus exigencias por cumplimientos laborales, como atención a su salud y cuidados de salud ecológicos, fueron rechazadas por los directivos de la mina.

Por su parte, la Minera Cosalá aseguró que son falsas los señalamientos que realizaron los representantes sindicales en la reunión con medios de comunicación el pasado viernes 1 de febrero.

En una carta de cuatro páginas enviada a los medios, la empresa replicó y refutó cada una de las acusaciones.

Fuente: Noroeste / Outletminero