Por: Moisés Gómez Reyna

Es bien conocido que en la última década, a pesar de todos los programas y el gasto que se ejerció en materia de desarrollo social, el número de personas en situación de pobreza creció irremediablemente en nuestro país.

De acuerdo con datos del Consejo Nacional de Evaluación de la Política de Desarrollo Social (Coneval), en 2010 la población en pobreza en México era de 52.8 millones de personas y para 2020 ascendió a 55.7 millones, lo que representa un incremento de 5.5%. Sin embargo, existen municipios que en el mismo lapso vieron dis­pararse hasta 10 veces más rápido sus niveles de pobreza.

El Instituto Mexicano para la Competitividad (IMCO) analizó los principales resultados de la medición de la pobreza a nivel municipal y encontró que, por ejemplo, en el caso de San Juan Chicomezúchil, Oaxaca, su población en pobreza creció 53.0% en la última década.

Pero, así como hubo municipios donde el número de pobres se incrementó considerable­mente, también hubo otros donde se registraron disminuciones destacadas.

La mayor mejora fue en Jiménez, Coahuila, con una reducción de 45% en su población en situación de pobreza. De hecho, en ese estado se encuentran 4 de los cinco 5 municipios donde se redujo la pobreza en mayor proporción.

El IMCO también señala que de los 2 mil 469 municipios que existen en el país, el 69% (mil 697) tienen a más de la mitad de su población en situación de pobreza y un 5% (116) a más de la mitad de sus habitantes en pobreza extrema. Además, en sólo 173 municipios se concentra la mitad de la población total en situación de pobreza en el país (28.4 millones de personas).

Así, entre los hallazgos más importantes del IMCO, destaca que en 2020 los municipios con mayor población en situación de pobreza se ubicaron en zonas metropolitanas con alta den­sidad poblacional, aunque Chiapas, Guerrero y Oaxaca concentran a los que tienen mayor por­centaje de la población en situación de pobreza.

Entonces, los municipios con mayor porcentaje de la población en pobreza suelen ser los menos poblados. Además, en 9 de cada 10 municipios indígenas, más del 60% de la población se en­cuentra en situación de pobreza.

En contraste, los que tienen menores niveles de pobreza entre sus habitantes se encuentran en Sonora, Ciudad de México y Nuevo León, con un rango entre 5.5% y 9.7%. San Pedro Garza García, Nuevo León, es el municipio con menor proporción de personas en situación de pobreza.

Otro hallazgo importante es que entre 2015 y 2020, el porcentaje de la población con carencia por acceso a los servicios de salud incrementó en 90% de los municipios del país.

En este mismo periodo, en mil 220 municipios aumentó el porcentaje de la población con carencia por acceso a la seguridad social, de tal manera que para 2020, en 9 de cada 10 municipios del país la población enfrenta esta carencia.

Por otra parte, el IMCO concluyó que las ciudades más competitivas tienen un menor porcentaje de su población en pobreza y pobreza extrema. De acuerdo con su Índice de Com­petitividad Urbana (ICU) 2021, sólo 4% de la población de las ciudades con los mejores resul­tados están en situación de pobreza extrema.

En contraste, las ciudades con peor desempeño en el ICU 2021 tienen el doble de la población bajo condiciones de pobreza extrema, y un 48% en situación de pobreza.

Como vemos en estos datos, a nivel local aún existen retos urgentes por atender en materia de acceso a servicios de salud, seguridad social y generación de empleos. Recordemos que dis­minuir la pobreza no es solamente un buen de­seo, es esencial si deseamos contar con un mayor crecimiento económico y mejorar las condiciones de vida de todos los mexicanos.

Twitter: @gomezreyna