Se estima que inicie producción comercial en el primer trimestre de 2022

La empresa Orla Mining Ltd. informó que ha completado el 96% de la construcción de su proyecto de Oxido Camino Rojo en Zacatecas.

Camino Rojo se ubica en el municipio de Mazapil, en el noroeste del estado de Zacatecas, en cuyo subsuelo se encuentra uno de los yacimientos de metales preciosos más importantes del país; cuya ley, según se ha comprobado, es más alta de lo que originalmente se estimó.

Según lo programado, se estima el primer vertido en diciembre de 2021 y la producción comercial en el primer trimestre de 2022.

Las principales actividades completadas durante el trimestre incluyeron el aumento de las actividades mineras; la finalización mecánica del sistema de trituración, el sistema de transporte; el túnel de recuperación, el transportador terrestre y los transportadores de saltamontes; el inicio de la puesta en servicio húmeda con la introducción de mineral en el circuito de trituración y la finalización de las instalaciones del campamento.

Asimismo, el material de revestimiento se colocó en la plataforma de lixiviación en pilas y el apilamiento del mineral comenzó a principios de octubre; en preparación para la lixiviación con cianuro, que se espera que comience a mediados de noviembre.

Al 31 de octubre de 2021, había 529 trabajadores en el Proyecto Camino Rojo como parte de las actividades de construcción. Asimismo, el número de trabajadores de la construcción en el sitio ha disminuido constantemente en la segunda mitad de 2021 ya que muchas áreas completan las actividades de construcción.

La construcción sigue dentro del presupuesto. Los gastos de capital de Camino Rojo totalizaron 24.3 millones en el tercer trimestre y totalizaron 106.3 millones al 30 de septiembre de 2021; de un total estimado de gastos de capital del proyecto de 134.1 millones. Al 31 de octubre de 2021, los gastos de capital totalizaron 110.9 millones de dólares.

Una vez que Camino Rojo alcance la producción comercial, Orla espera tener aproximadamente 300 trabajadores en Camino Rojo, la mayoría de los cuales son mexicanos.